| 4/19/2007 12:00:00 AM

¿Renace la inversión japonesa en Colombia?

Después de 10 años de ausencia, llegó a Colombia una misión de más de 50 empresarios japoneses, dispuestos a conocer cómo está el país para invertir. Estuvieron reunidos en Bogotá, con empresarios nacionales y con miembros del gobierno.

En la mañana del pasado miércoles, se reunieron en Bogotá, más de 50 empresarios japoneses, con empresarios nacionales y presidentes de gremios como la ANDI, para analizar en conjunto las posibilidades de traer inversión japonesa al país. Y de acuerdo con un asistente al evento, este encuentro significó “el renacer de la inversión japonesa en Colombia”.

La reunión se llevó a cabo sin la presencia de medios de comunicación y en la mayor discreción, por solicitud de los empresarios japoneses quienes deseaban que el encuentro fuera totalmente privado.

El encuentro fue el resultado de un trabajo que comenzó en 1989, cuando el entonces presidente de Colombia, Virgilio Barco, viajó a Japón con el objetivo de girar las relaciones comerciales de Colombia hacia el pacífico. Una año después de ese viaje, se creó el Comité Empresarial Japón- Colombia Keidanren, con miras a fortalecer la inversión y el comercio entre los dos países.

Este comité se reunió nuevamente en los años 91, 95, 97 y 99. A partir de entonces, las relaciones se enfriaron y en esto tuvo mucho que ver la inseguridad en Colombia y hechos contundentes como el asesinato del entonces presidente de la Mazda, ciudadano japonés.

Las relaciones comenzaron nuevamente a estrecharse en abril de 2005, cuando el presidente Álvaro Uribe viajó a Japón con un grupo de empresarios. En ese momento, Uribe manifestó su interés porque la próxima reunión se realizara en Colombia. El miércoles, al clausurar el evento, el Presidente dijo que jamás había imaginado que el encuentro se realizara tan pronto.

De acuerdo con varios asistentes al evento, entrevistados por Dinero.com, el encuentro fue positivo, pues los empresarios japoneses manifestaron su asombro por el buen desempeño de la economía colombiana, por el buen manejo macroeconómico y, sobre todo, por la estabilidad que se logró en corto tiempo.

Según explicó otro asistente, los empresarios japoneses se consultan entre ellos y deciden en conjunto dónde es bueno invertir y Colombia estaba catalogado por ellos, como un país que no era bueno para los negocios, y la reunión que se llevó a cabo en Bogotá, produjo un resultado totalmente contrario. De acuerdo con una fuente consultada por Dinero.com, el presidente de Mitsubishi, Yasua Yokota, quien estuvo en Colombia para participar en el evento, les dijo a los empresarios asistentes que en Japón tenían una impresión equivocada de Colombia y ahora los invitaba a hacer negocios en el país.

De hecho, el presidente mundial de Mitsubishi es el presidente del capítulo de Japón al interior del Comité Empresarial, y la Federación Nacional de Cafeteros, es el presidente del capítulo Colombia. Este comité está conformado también por la ANDI y por Keidanren, que es la asociación de más de 1.300 compañías japonesas y cerca de 200 asociaciones de empleadores.

En cuanto a la seguridad, según un empresario consultado, los asistentes quedaron complacidos con el “parte de seguridad” que les entregó el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. 

Los japoneses expresaron claramente su interés por invertir en Colombia y contaron que los banqueros de ese país están dispuestos a financiar actividades de los empresarios de su país en Colombia. Mostraron interés por invertir en infraestructura, tanto, que preguntaron por la seguridad en el campo colombiano, y el presidente de una firma nacional que construye en el país, les aseguró que ese no es un problema, que ellos construyen en todo el territorio nacional.

 

El auditorio también quedó sorprendido con el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, quien realizó su intervención en japonés.







¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?