| 8/24/2006 12:00:00 AM

Reacciones frente al TLC

La notificación del Presidente George Bush a su Congreso dio inicio formal a la firma y ratificación del TLC entre Colombia y Estados Unidos. En el país, este arranque del proceso ha generado todo tipo de reacciones y pronunciaciones de los gremios. Conozca aquí las de la SAC, Fedegan y Analdex.

Teniendo en cuenta que las principales diferencias entre los negociadores colombianos y los estadounidenses se centraron en temas agrícolas y agropecuarios, aquí están las primeras declaraciones de la Federación Nacional de Ganaderos y de la Sociedad de Agricultores de Colombia.

¿Qué pasará con los que sí comen carne?
El presidente de Fedegan, José Félix Lafaurie, enfatizó que el impacto que tendrá el TLC sobre la ganadería colombiana será nulo. La frase que resume su punto de vista lo dice todo: “el sector no se perjudicará con lo aprobado por el TLC, al fin y al cabo, las vacas no comen carne”. Esta frase hace alusión a la carne de bovinos mayores de treinta meses (edad en que el ganado está más propenso a adquirir la enfermedad de las vacas locas), que ingresará al país una vez entre en vigencia dicho tratado.

Para Lafaurie, la entrada de esta carne puede desembocar en un problema de salud pública, porque si bien es cierto que hasta ahora sólo se han presentado 12 casos de vacas locas en Estados Unidos, también es cierto que eso puede cambiar. De esos casos reportados, 10 se encontraron en vacas importadas de Canadá. Aunque el número es ínfimo frente a los 12,7 millones de toneladas de carne que se consumen en Estados Unidos anualmente, deja al descubierto que los controles fitosanitarios de ese país no son 100% efectivos.

El presidente Lafourie expresó que en general Fedegan quedó conforme con el freno que se le puso a la importación de ganado. En efecto, el contacto entre animales vivos es lo único que puede abrirle paso a padecimientos terribles que no han llegado a Colombia como la encefalopatía bovina o la enfermedad de las vacas locas.

¿Y los agricultores qué?
El presidente de la SAC, Rafael Mejía, declaró que el TLC será manejable para el sector agrícola siempre y cuando el Gobierno cumpla con los compromisos que adquirió con los agricultores. Estos compromisos se concentran principalmente en dos temas. Por un lado, sacar adelante y por tiempo indefinido, el programa ‘Agricultura Ingreso Seguro’, programa que tendrá tres componentes indispensables para que el agro colombiano pueda ser competitivo en condiciones de mercado libre: apoyos directos a los agricultores, ayudas para la reconversión y respaldo en materia sanitaria. Por otro lado, superar el rezago del sector en varios campos como el de ciencia, tecnología, transporte e infraestructura.

Para Mejía, en el largo plazo el TLC le abrirá oportunidades a los agricultores, aunque en el corto plazo, algunos cultivos de ciclo corto tenderán a desaparecer. Las expectativas del sector están más concentradas en productos agrícolas destinados a la producción de energía, que en la tradicional función del sector como proveedor primario de alimentos de consumo. Frente al tema energético, Mejía afirmó que se abrirán nuevas oportunidades de negocio para exportar productos empleados en la elaboración de biocombustibles. En la lista están, además del azúcar, la yuca, la remolacha y el aceite de palma.
 
Sin embargo, frente a la prórroga del ATPDEA se mostró pesimista: "no veo la menor posibilidad que se prorroque el ATPDEA". Mejía sostuvo que el TLC incluirá una cláusula de retroactividad que le devolverá a los exportadores los aranceles pagados en el período comprendido entre el vencimiento del ATPDEA y la entrada en vigencia del TLC. Esto, en su criterio, generá problemas de flujo de caja a la mayoría de beneficiarios de las preferencias arancelarias del ATPDEA, situación que podría llevar a la quiebra a varios sectores. Para sortear esta dificultad, planteó una solución: "el gobierno tendrá que facilitar préstamos transitorios a bajas tasas de interés a los exportadores afectados".

La opinión de Analdex
Javier Díaz Molina, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, declaró que “la notificación del TLC es una buena noticia, puesto que era el paso necesario que estaba esperando el país para comenzar el proceso de firma y ratificación del tratado, y también es una condición indispensable para iniciar las labores para solicitar la prórroga del ATPDEA, teniendo en cuenta que las probabilidades de la entrada en vigor del TLC en enero del 2007 no son altas".

Al respecto, la Asociación resaltó el efecto negativo que para las exportaciones colombianas se presentó en el período comprendido entre el vencimiento del ATPA y la renovación y ampliación de ATPDEA en el primer semestre del año 2002. Para Molina, esta situación sería terrible de llegar a presentarse porque los valores exportados actualmente son mayores y los impactos sobre la producción y el empleo serían significativos.






¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?