| 8/31/2006 12:00:00 AM

Millicon International Cellular, nuevo socio de la compañía Ola

Millicon International Cellular compró la mitad más una de las acciones, por un precio de $1 billón 146 mil millones de pesos, más $1.000.

Hoy las 3:30 de la tarde se cerró otro de los grandes negocios más esperados durante los últimos meses en el país: la búsqueda de un socio para Colombia Móvil, Ola, empresa de ETB y EPM, que presta el servicio de celulares.

A las 3:00 p.m., se conoció que la única oferta que se presentó fue la de Millicom International Cellular por $1billón 135 mil millones, mientras ETB y EPM habían definido como precio la suma de $1 billón 146 mil millones de pesos. Se esperaba que Digicel Limited presentara oferta, pero no lo hizo.

Media hora después, Millicon International Cellular igualó la oferta a la suma definida por EPM y ETB, más $1.000 pesos y así se convirtió en el nuevo socio de Ola. 

La búsqueda de un nuevo socio para Ola comenzó en marzo de este año. La empresas interesadas fueron inicialmente tres: además de las dos mencionadas, también estaba la chilena Entel.
 
EPM y ETB querían vincular un socio que les ayudara a manejar el negocio celular, en el que ellos no son expertos, con conocimiento y tecnología no sólo en redes sino comercial, que le permitiera a Ola competir con Comcel y Movistar.
 
Las ventas de Ola pasaron de $550.000 millones en 2004, a $599.000 millones el año pasado. Pero sus pérdidas llegaron en el primer semestre de este año a $112.000 millones, aunque según la compañía, las cifras en rojo están previstas y presupuestadas hasta 2007. Incluso, la banca de inversión estadounidense Bear Stearns valoró a Ola entre US$600 y US$800 millones, incluido el valor de las obligaciones financieras que asciende a $455.000 millones.

El contexto
La búsqueda del socio para Ola era tal vez el único nexo que unía a ETB y EPM. Atrás quedó la intención de ir juntos por Batelsa —la empresa barranquillera de telefonía— o de la misma Telecom. A eso se sumó que el acuerdo de crear un vehículo que les permitiera explotar juntos el negocio de banda ancha en mercados distintos a los de Bogotá y Medellín quedó roto con la decisión de EPM de adquirirles a sus socios privados Valorem y la Organización Sarmiento Angulo, el 50% que tenían de las acciones de Orbitel (ver Dinero 256).

Las relaciones de ETB y EPM no están en su mejor momento y la distancia es evidente, pues de buscar el camino para una alianza estratégica que les permitiera tener un socio en el desarrollo del negocio, los dos abrieron sus caminos. EPM unificó su negocio de telecomunicaciones alrededor de su marca Une con el que pretende empaquetar servicios, mientras que ETB le está apostando al crecimiento de la banda ancha.
Sus decisiones se dan, mientras el mercado de celulares está movido.

Primero, porque las cifras sobre el número de abonados en el país no concuerdan. Mientras para el Ministerio de Comunicaciones y la Superintendencia de Industria y Comercio llegan a 25 millones, una investigación de la Superintendencia de Servicios Públicos arroja como resultado que esa cifra estaría sobrestimada y que el número de celulares en Colombia sería de 18,8 millones.

Y segundo, porque si bien las ventas han venido creciendo, las utilidades han caído. En el caso de Comcel, las ganancias disminuyeron el año pasado en 23,6%, mientras que sus ventas llegaron a $3,2 billones. Por su parte, los ingresos de MoviStar fueron de $1,7 billones, pero sus utilidades netas cayeron 97,5%.

En estas condiciones, ETB y EPM buscaban un socio para su negocio celular. Es clara la tendencia del sector de integrar servicios. Las empresas tradicionales de telefonía han evolucionado para prestar otros servicios y, sin duda, los que vienen hacia el futuro son la banda ancha y la movilidad, aunque la telefonía fija no vaya a desaparecer. 



















 


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?