| 7/27/2007 12:00:00 AM

Medias descosidas

Dinero.com publica experiencias molestas que viven los consumidores con productos y servicios. Escribanos y comparta su historia. Hoy un lector cuenta su "descosida" experiencia con una prenda de Lina Cantillo.

En abril estaba buscando una guayabera para un matrimonio en Cartagena, me dijeron que fuera a Lina Cantillo que ahí podría conseguirla. Miramos varias alternativas pero no nos atrajo ninguna, pero antes de irnos decidí comprar unas medias negras, con el talón y la punta amarilla y con el nombre Lina Cantillo tejido.

Al día siguiente estrené un par, pero para mi sorpresa, por la noche, cuando me las quité, estaban descosidas. Evidentemente después fui al almacén a poner la queja, no podía ser que unas medias, compradas en un almacén de marca y con un precio superior al promedio del mercado, se rompieran en la primera postura.

Las medias, como le comenté al vendedor que me había atendido, no las lavé, para evitar que alegaran mal manejo al lavarlas.

Al llegar al almacén, el vendedor fue muy atento hasta que se enteró que venia con una queja, tomó las medias y me dijo que no podía hacer nada que debía volver al día siguiente porque el no estaba autorizado a tomar ninguna decisión al respecto.

Al día siguiente, cuando volví le pregunte por mi solución y en ese momento subió a buscar al encargado (gerente del almacén) quien bajó con cara de pocos amigos y me dijo que no podía hacer nada porque "Ud. es el primer cliente que se queja de la calidad de nuestros productos y por eso no podemos hacer el cambio".

Fue tan sorprendente la respuesta que no tuve palabras, le pregunte por los datos de Lina Cantillo con la idea de llamarla o escribirle para ponerla en conocimiento de lo que estaba sucediendo y me dijo que Doña Lina no podía atenderme y que él era el único responsable de lo que pasara en el almacén. Luego de una discusión de algunos minutos decidió decirme que volviera al otro día para darme alguna solución...

Salí del almacén muy incomodo con lo sucedido y llamé a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) con el fin de poner la queja la cual no fue recibida porque alegan que la ropa interior no tiene ningún tipo de garantía (ni siquiera de un día !!!!!!!!).

 

Ante lo anterior, decidí que lo mínimo era que Lina Cantillo se enterara de lo que estaba sucediendo, así que me conseguí el correo electrónico de ella (estaba en la tarjeta del almacén) y le escribí, pero resulta que el correo electrónico de ella no funciona (...) mas sorpresas.

En últimas volví al otro día al almacén, ya resignado a perder mi plata y sin haber podido contarle a Doña Lina lo sucedido, cuando el vendedor me recibió y me dijo que el encargado lo había autorizado a hacerme el cambio bajo su propia responsabilidad y corriendo el riesgo de que le descontaran el costo de las medias de su sueldo. Le dije que le dejaba las medias como soporte de lo sucedido, pero me dijo que a él no le servían de nada unas medias rotas...

Conclusión... tengo en mi cajón unas medias rotas y otras sin estrenar porque no quiero tener otras mas rotas.


Si quiere contar su historia escriba a cgallo@dinero.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?