| 11/6/2008 12:00:00 AM

Ingenieros de sistemas si hay: Acis

Mejor remuneración, participación del sector productivo y de la academia, y una valoración de la carrera, pide la Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas.

Hace unos días Dinero.com publicó un artículo en el que se afirmaba que en Colombia no había ingenieros de sistemas, pues varias empresas del sector e incluso, algunas universidades y entidades del gobierno, manifestaban su malestar porque en el país había déficit de estos profesionales.

La presidenta de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Sistemas, Acis, Hilda Cristina Chaparro, se mostró en total desacuerdo y por eso Dinero.com habló con ella para que explicara el motivo de su inconformidad y diera su punto de vista sobre algo que ella considera “alarmista y contraproducente” para el gremio de los ingenieros de sistemas.

¿A qué se debe su malestar con la afirmación de que en Colombia no hay ingenieros de sistemas?
Considero que el título de la publicación es alarmista y contraproducente, pues pasa todo lo contrario. Es muy preocupante que se diga que se importan ingenieros de la India o de cualquier parte del mundo, porque en promedio, cada año en Colombia se está graduando a 5.000 personas en esta área, incluso en el 2006 fueron 9.500, incluidos técnicos, tecnólogos, ingenieros, en magíster y doctorados.

Las cifras de los Ecaes, exámenes en los que se evalúa el nivel de los estudiantes universitarios colombianos, no mienten pues en promedio anualmente hay 6.000 personas presentando este tipo de pruebas y ahí es donde Acis dice que no es verdad dicha afirmación. Lo que tenemos es un problema de formación y lo otro, el más complicado es el de los imaginarios que hay en el pueblo colombiano de lo que hacemos los ingenieros de sistemas. Está claro que hemos tenido que irnos acomodando a la realidad del país y nos ha tocado ir evolucionando en el tiempo, tratando de acoplarnos a las necesidades de un país que consume tecnología y que no la produce, en eso hay que ser honestos. Pero ingenieros de sistemas en Colombia, claro que los hay y de muy buen nivel.

¿Por qué dicen algunas empresas de tecnología todo lo contrario?
Son varios factores. Lo que pasa con los ingenieros de sistemas en el país es que se lo están llevando a otros lugares. Hay muy buenos ingenieros y no hay necesidad de importar de ninguna parte del mundo. Si las empresas los traen básicamente es por costos, no por calidad, pues ellos trabajan en masa y la hora de ellos vale mucho menos que la de un ingeniero colombiano.

Las empresas dicen que no hay ingenieros de sistemas y, además, que la falta de conocimientos de ellos es abundante, pero quieren que los profesionales se gradúen de la universidad y ya vengan con múltiples certificaciones y con etiquetas ya impresas, cosa que me parece absurda, porque es lo mismo que pedirle a un médico que salga con alguna especialización. Como la tecnología se adquiere a la vuelta de la esquina, con los equipos de uso diario, entonces es vista como algo fácil y eso pasa con los ingenieros, se supone que tienen que saber de todo. Es claro que para ser competitivo hay que actualizarse constantemente, pues la tecnología cambia constantemente y evoluciona.

El empresario quiere al recién egresado de una vez con certificaciones y esto en muchos casos es porque no quiere invertir un peso en el proceso de formación y actualización de su empleado. Por eso es que vienen los comentarios que no hay ingenieros de sistemas.
Otro de los grandes problemas que es las empresas quieren pagar muy poco. La remuneración es pésima.

¿Qué otros factores influyen para que se diga que hay escasez de ingenieros de sistemas?
Por ejemplo existen cientos de lugares donde ofrecen estudiar y graduarse en sistemas, algo que sin duda ya está tumbando la profesión. Una cosa es sistemas y otra la ingeniería de sistemas. Al niño en el colegio le dicen por ejemplo, vamos a clase de sistemas, y les enseñan es a manejar cualquier procesador de palabras o cómo realizar una bonita presentación en cualquier tipo programa para ello y ya. ¿Qué niño después de haber visto eso va a tener alguna expectativa de estudiar sistemas, si desde el colegio le están diciendo que eso es sistemas?

El ingeniero de sistemas construye aplicaciones con una lógica, calidad y un diseño. Tiene la capacidad de integrar, de hablarse con otras profesiones para solucionar una problemática en particular, pero está estigmatizado como el señor de la bata blanca que lleva un PC debajo del brazo. Esos imaginarios han seguido evolucionando para mal de la profesión. Por el mismo desconocimiento existe una falta de respeto por lo que hace el ingeniero.

En Colombia el ingeniero de sistemas está para arreglar computadores, para destaparlos, digitar información o para arreglar las impresoras de la casa o de la oficina. Detrás de las cosas siempre hay un diseño y un desarrollo, ¿cuántas personas han tenido que pensar e intervenir para las cosas funcionen, un celular, un iPood, un televisor?

Otro problema es el bilingüismo el cual prácticamente es cero y los pocos que manejan otro idioma son muy apetecidos en el exterior. Una lástima porque los necesitamos aquí, pero acá les pagan mal y no los miran como un factor estratégico dentro la organización y como personal operativo. El área de sistemas siempre está abajo en la estructura organizacional y así mismo está siendo visto el ingeniero de sistemas, el que arregla y desarma, pero no como el que aporta para generar valor en la organización.

¿Qué hace falta entonces para cambiar este panorama?
Necesitamos una regulación y es claro que el mismo país no sabe para donde va en esta materia y qué es lo que necesita Colombia en el tema de tecnología. Hay que mirar qué va hacer la ingeniería de sistemas para responderle al país y ahí sí empezar a mirar otro tipo de formación o elementos que sirvan de base en el proceso de generación de profesionales para responder a necesidades específicas. Decir que no existen o que no estamos cubriendo las necesidades del país, tampoco es cierto.

Indudablemente hay que estudiar el perfil del ingeniero de sistemas que requiere el país y sin duda hay que apoyarse en los empresarios, pero la relación universidad empresa todavía sigue siendo muy pobre para hacer ese tipo de trabajo. Hay que involucrar a cada gremio para que diga que requiere, para ver desde la academia cómo rediseñamos los programas, con el fin de sacar profesionales más especializados, sin llegar a certificarlos, porque eso no es la labor de las universidades, pero si dejarlos en un punto muy alto. En el tema de perfiles ya se está trabajando pero sólo a nivel Bogotá. Todavía no se está hablando con la industria.

¿Alguna solución?
Hay que redefinir la profesión, hacerla atractiva y hay que enseñarles a los docentes de los colegios para que incentiven a los jóvenes con el fin que estos se visualicen en una carrera como estas.

La ingeniería no es fácil, eso está claro. Ahora los muchachos son más lúdicos, son de hacer y ver, y hacer software y ver los resultados tangibles no es tan rápido. Lo importante es hacerle entender a la gente lo que nosotros hacemos. Si la gente entiende lo que hacemos, seguramente me pedirán que construya más alrededor de lo que hago, no que haga otra cosa diferente para lo que me formaron.

Muchos se quejan de los bajos salarios. ¿Qué hacer frente al tema?
Se ha tratado de definir verdaderamente qué tipo de profesional es el que necesita el país. En el tema específico del sueldo, algo que tenemos que hacer es un estudio de salarios real. Acis está trabajando de la mano con Fedesoft para lograr definir una escala salarial. Es un trabajo de tiempo pero ya se está haciendo, para educar a los que nos contratan en las empresas.

Una vez que tengamos el estudio de salarios, la invitación es para que ellos miren y revisen con mucho cuidado las tablas y los planteamientos que allí se hagan para que de verdad le paguen a la gente lo que se merece y no la perdamos.

Lo que vamos a luchar es porque cada vez más personas entiendan de verdad nuestra profesión y generemos un movimiento en los sectores productivos para que paguen lo que debe ser, para que no exista esa explotación que hay hoy en día.

¿Qué papel juega el sector productivo en esta carrera?
El sector empresarial no dice qué es lo que necesita o qué es lo que quiere que le llegue a su empresa, para ayudar así en la construcción y evolución de los programas educativos en Colombia y para que de una u otra forma podamos desde el gremio orientar esa labor. Miren primero adentro antes de traer gente de afuera. El mensaje para ellos es que acá estamos, trabajamos bien, pero páguenos mejor, es lo que están gritando la gran mayoría. No hay que desfallecer.

Se dice que los por números y las matemáticas los jóvenes prefieren otras carreras...
Definitivamente son cosas que tendremos que ir superando en el camino y hay que hacer un llamado a los colegios para que no asusten a los alumnos. El Ministerio de Educación debe intervenir los planteles frente al tema de las clases de sistemas e informática, porque no es sólo aprender el manejo de un computador o cómo navegar en Internet, es mucho más que eso, es más que una alfabetización tecnológica, pues después vienen los llamados de atención a las universidades que no están haciendo lo que les corresponde.

No hay que coartar o limitar la visión de la tecnología y la informática. Hay que enseñar, mediante los números, la manera de generar soluciones a problemas cotidianos. Otro mensaje importante es que se necesita orientación para quienes enseñan en los colegios, que en mi concepto, son los más desorientadores, porque hay mucho desconocimiento, para que ellos sean los principales motivadores. Las matemáticas se han convertido en el terror en los colegios y eso es un gran error. Eso es un fenómeno mundial.

¿Cómo está actualmente la demanda de esta carrera entre los estudiantes?
Hemos podido identificar que la gente que quiere estudiar carreras de este estilo, está en los estratos 1, 2 y 3, y no hay posibilidad o acceso para muchas personas y encontramos que en universidades como la Nacional, se desbordan las solicitudes para aspirar a un cupo para ingresar a una carrera como lo es la ingeniería de sistemas. ¿Qué pasa con todos aquellos que no pudieron ingresar? Hay que buscar alternativas para apoyar y sacar adelante a tantos potenciales ingenieros. Las universidades tienen cada vez mejores programas académicos, sin duda, pero resultan ser poco atractivos para los estudiantes y ni hablar para el que contrata.

¿Adónde van a parar todos esos graduados año tras año?
Según investigaciones, estos profesionales se ubican en cargos de desarrollo, pero lo desagradable es que están mal pagos. Se emplean en cualquier tipo de empresa, no hay ningún nicho específico, a ejercer lo poco que puedan de su carrera, también en áreas de soporte u operando. Muy pocos están en el tema de gerencia o administrativo.

¿Para dónde va esta carrera?
Vamos seguramente para una desagregación de los profesionales como pasa con la medicina. Deberíamos tener bien establecidas las disciplinas, si se necesita software, tendrá que existir un programa orientado para graduar ingenieros para tal fin, otra serían los tecnólogos en información, ciencias de la computación o en alguna de las otras ramas que en el mundo si están bien definidas. Uno de los trabajos más grandes que tenemos que hacer es empezar a mirar si tenemos que especializarnos y no generar un todero que en últimas a la empresa no le va a poder servir como quiere que le sirva.

¿Cuál es el mensaje para todos aquellos quienes dicen que no hay ingenieros de sistemas en el país?
Esta carrera es esencial para todo o alguien se ha puesto ha pensar quién o qué no necesita de los desarrollos de la tecnología. Alguien se ha puesto ha pensar si algún día todos nosotros nos hiciéramos una huelga o hacer operación tortuga, qué pasaría en el mundo. Todos los días la tecnología cambia y cada vez es más importante. El computador no es la ingeniería de sistemas, hay que ir más allá, hay que crear, hay que desarrollar aplicaciones, diseñar procesos, hay que cambiar muchas de las cosas que ya están o que se usan actualmente. Hagamos mediante esta carrera cosas nuevas, que mejoren el nivel de la calidad de vida de las personas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?