| 12/16/2005 12:00:00 AM

Estabilidad navideña

Ricardo Durán, de Corredores Asociados, analiza los vaivenes de los mercados en las últimas semanas del año.

La semana pasada fue positiva para el mundo emergente. El dólar de Estados Unidos se debilitó frente a las monedas duras, a Turquía le mejoraron la calificación de riesgo, Brasil hizo un pago de deuda al Fondo Monetario Internacional y Argentina se comprometió a honrar sus compromisos con el ente multilateral.

El debilitamiento del dólar tuvo origen en la liquidación de un déficit comercial atípicamente alto que es fácilmente financiable, toda vez que las entradas de capitales del trimestre superaron ampliamente el saldo en rojo de la balanza en cuenta corriente.

La Reserva Federal de Estados Unidos subió la tasa de interés de los fondos federales al 4.25% sin mayores sorpresas y las tasas de interés de la deuda americana mostraron tendencia a la baja en la medida en que el índice de precios de las importaciones se contrajo y la inflación acusó una reducción importante.

En la esfera local se conoció que el Banco de la República compró en noviembre US$927 millones de dólares, la segunda intervención más alta del año, no obstante lo cual la tasa de cambio promedio bajó otros 13 pesos de 2.293 a 2.280 pesos entre octubre y noviembre. Completó así el emisor un plan de compras de US$4.658 millones en los 11 meses del año que han aumentado notoriamente la liquidez en pesos sin que la intervención cambiaria del mes se hubiese acompañado de ventas de TES por parte del Emisor.

A pesar de tener abierto el grifo monetario, la liquidez de la economía no ha estado tan holgada como en otras épocas, hecho que nos hace pensar que el consumo está disparado y que la demanda monetaria del final de año ha superado las expectativas del mismo Banco de la República. Se termina el año con una economía boyante desde el punto de vista de la demanda que augura positivas lecturas del PIB del segundo semestre del año. Lo que puede pasar esta semana: Esta semana se cierra el programa de creadores de mercado y por consiguiente la escala de operación de los mercados va a disminuir sensiblemente. Quizás la excepción a esta regla es el mercado accionario, cuyos títulos poseen el atributo de rebajar la base con la que se calculan los impuestos al cierre de la vigencia fiscal.

Respecto a la economía internacional, el martes se publica el índice de precios al productor de Estados Unidos, con una probable caída de 5.9% en octubre al 5.0% en noviembre y con un modesto descenso probable en el indicador sin alimentos y energía. Esta señal reforzaría la calma inflacionaria de corto plazo y por lo tanto daría para que las tasas de negociación de los treasuries bajaran. Igualmente, se revelan cifras del sector inmobiliario que indican cierta desaceleración en una actividad que ha sido objeto de grandes movimientos especulativos en la última época.

Esta señal también debería generar reacciones bajistas leves en las tasas de los treasuries, pues el mercado entendería que desde este punto de vista no se necesitarían incrementos adicionales a los programados en las tasas de los fondos federales. Adicionalmente, el jueves se publica la medida de inflación predilecta de Alan Greenspan, con una probable reducción de 1.8% a 1.7% anual entre octubre y noviembre.

En otras palabras, es probable que desde la óptica de los datos de Estados Unidos las tasas de los TES experimenten reducciones adicionales, máxime si el mercado comienza a especular la cifra del PIB colombiano del tercer trimestre, la cual seguramente va a ser excelente. Debe recordarse que las tasas de negociación de los TES bajaron de manera colosal en dicho trimestre y por lo tanto la contribución del sector financiero a la cifra del PIB va a ser monumental.

En materia cambiaria no se esperan mayores novedades, salvo que el real de Brasil prolongue la intensa devaluación de los últimos días. El reciente debilitamiento del dólar a escala mundial debilita en el corto plazo la perspectiva devaluacionista de la TRM, lo mismo que la senda bajista en las tasas de interés de la deuda americana.

Para las acciones auguramos otra semana estable, aunque no descartamos que el mercado comience a hacer apuestas sobre el PIB colombiano y que algunos agentes a última hora compren acciones para mejorar la foto tributaria del año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?