| 6/5/2007 12:00:00 AM

El trabajo de lavar y planchar

La franquicia española Pressto ha crecido en Colombia con puntos en las grandes cadenas. En 2002 abrió su primer local en el país y hoy tiene 11 en diferentes ciudades. Hacia el futuro, espera ofrecer nuevos servicios.

Montar una lavandería Pressto no es un negocio para cualquiera. Exige dedicación, estar al frente, destinar cerca de $300 millones para arrancar el negocio, US$170.000, y firmar un contrato por 10 años, prorrogables.

“Este negocio no se puede ver como un DCT”, explica Héctor Arenas, gerente de Pressto en Colombia, es decir, no es un negocio en donde al franquiciado invierte para recibir a cambio unos intereses o unas utilidades. Este es un negocio que exige trabajo.

Héctor Arenas trajo Pressto a Colombia luego de conocer el negocio en una feria. Le gustó la idea, le formuló la propuesta a un grupo de inversionistas y así llegó esta franquicia al país. En el mundo cuenta con cerca de 800 establecimientos en 15 países.

En Colombia tiene nueve locales, seis en Bogotá, dos en Medellín y uno en Barranquilla. De estos, dos son franquiciados y los demás son propios. Según Arenas, la inversión se recupera luego de dos o tres años de funcionamiento.

Pressto tiene como proyecto otro local en Medellín y un punto de recepción en el Carulla de la calle 140, en Bogotá. Con este punto, la cadena inicia una nueva opción de negocio, pues en todos los demás locales de venta tienen máquinas o, como las llama Arenas, “miniplanticas”; es decir, lugares en donde lavan la ropa para así atender al cliente en una hora. El de este Carulla será únicamente un punto de recepción para llevar la ropa a lavar al punto más cercano de la cadena.

A Pressto le interesa estar en los centros comerciales, porque la idea es que el cliente ingrese al sitio, deje su ropa en la lavandería y cuando salga, la recoja. Según Arenas, antes de ellos resultaba muy difícil, por no decir imposible, encontrar lavanderías en los centros comerciales o en las grandes superficies, hoy Pressto está presente en algunos Éxito y Carrefour.

Para este año, esperan tener 13 puntos de venta en la país, con un ideal de 250 a 300 prendas lavadas por día en cada local, cada prenda a un valor promedio de $9.000, lo que arroja una ventas diarias cercanas a los $2. 250.000 por establecimiento.

Los adicionales
Además del servicio de lavandería, Pressto ofrece servicio de arreglo de ropa, lavado de gamuzas y pieles y lavado de tapetes. Los socios también están analizando la posibilidad de montar lavanderías que no sean en seco, en donde el cliente que no tenga máquina en su casa, pueda ir a lavar, secar y tal vez, planchar. Estas Pressto Mac, como se llaman, ya existen en Europa. En otros países también ofrecen servicio de lavado de carros.

Pressto no es una lavandería que compite con las de los barrios en donde solo se recibe ropa y se entrega a los dos o tres días. Si bien este es un servicio mucho más económico que el de Pressto, no ofrece servicio rápido. La competencia para Pressto son lavanderías ubicadas por lo general en los estratos 5 y 6, que cuentan con máquinas en el punto de atención, pero ninguna de estas es una cadena ni tiene tantos puntos de venta.

Arenas explica que las franquicias son ante todo una muy buena herramienta de expansión, una forma para crecer cuando el capital es limitado, y a la vez se le da una opción de negocio a otra persona.

Para poder atender a todos estos socios es fundamental contar con la infraestructura necesaria, como técnicos, repuestos, servicios de seguridad para evitar robos en los locales. Como dice Arenas, “si no le puedo dar servicio al franquiciado, esto no funciona”.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?