| 5/9/2012 6:00:00 PM

El sucesor de Buffett

Aunque el reemplazo de Warren Buffett ya fue elegido, su nombre no será público hasta cuando el multimillonario se retire. El cáncer aceleraría el proceso.

El primer fin de semana de mayo, unos 30.000 accionistas de Berkshire Hathaway, la compañía del mítico Warren Buffett, se reunieron en Omaha, Nebraska, para su asamblea anual y discutir, por primera vez de forma pública, qué pasará con la empresa una vez Buffet deje de ser su cabeza visible.

Si bien el proceso de sucesión fue definido desde hace bastantes años y se espera que funcione mejor que el de Apple, las apuestas sobre quién heredará la comandancia de Berkshire son crecientes; no en vano, esta firma tiene 80 subsidiarias, que están en sectores tan diversos como trenes y productos para cocina, y su acción es la más costosa de Estados Unidos (US$ 121.950, al 4 de mayo).

Se sabe que el elegido no es familiar de Buffet, sino uno de los directivos de sus empresas, pero el nombre se mantendrá en secreto (incluso para el mismo candidato al cargo) hasta que el tercer hombre más rico del mundo, afectado por cáncer de próstata, decida retirarse.

Los medios, no obstante, barajan varios nombres y en el sonajero están Greg Abel, presidente de MidAmerican Energy, el indio Ajit Jain, que dirige los negocios de reaseguros, y Tony Nicely, presidente de la aseguradora Geico. Como no está muy claro quién podrá ser, periódicos como el Wall Street Journal han consultado expertos que se dieron a la tarea de analizar todas las comunicaciones de Buffett a los inversionistas. De las 400.000 palabras que ha escrito desde 1997, 102 veces mencionó a Jain y 60 a Nicely. También analizaron el tipo de menciones y de nuevo Jain gana, al obtener más referencias positivas que sus posibles contendores. Sin embargo, en el periódico aclaran que “ser nombrado o elogiado, no es lo mismo que ser coronado”.

Un cazatalento

Una de las claves del éxito que le atribuyen a Buffett es que es un excelente cazatalentos y que por eso su sucesor, sin duda, será la persona adecuada. Su olfato para elegir a los mejores no solo se da en el mundo de los negocios, también en el deporte. Hace cinco años reclutó a la estadounidense de ascendencia oriental, Ariel Hsing para jugar ping-pong, una de sus aficiones, en la asamblea anual de accionistas. En ese momento ella tenía 11 años, hoy a los 16, es una de las mejores jugadoras del país e irá a competir en los Juegos Olímpicos de Londres.

La duda que viene de aquí en adelante, además del nombre del sucesor, será saber el impacto del cambio sobre Berkshire Hathaway. “Es indudable que la acción va a resentirse y el caso más cercano es el de Apple, una empresa cuyo valor estaba altamente relacionado con su fundador. El sucesor de Buffett va a ser observado con lupa, así que es factible que la empresa siga marchando bien, pero aún es temprano para predecir cualquier cosa”, opina Scott Smart, profesor de la escuela de negocios de la Universidad de Indiana.

A los 81 años, y con su herencia ya repartida, Warren Buffet luce tranquilo y, aunque batalla contra el cáncer, no muestra muchas ganas de revelar el nombre del elegido. Su salud será la que marque la hora de la sucesión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?