| 6/26/2007 12:00:00 AM

El nuevo jefe colombiano

Microsoft puso sus ojos y su confianza por primera vez en un colombiano para dirigir los destinos de la compañía en la región andina. Se trata de Jorge Silva Luján quien a partir del 2 de julio será el responsable por las operaciones de la organización en Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

 En los pasillos de Microsoft en Bogotá, las felicitaciones, los halagos y los buenos deseos no paran y menos el timbre del celular de Jorge Silva, un hombre de 48 años que ingresó a Microsoft en el 2002 y quien hasta hace unos cuantos días lideró la División de Marketing y Ventas de la Región Andina. ¿La razón? Además de su nombramiento como nuevo director andino de la compañía, es la primera vez que un colombiano ocupa ese cargo en una de las empresas más poderosas.

Antes de unirse a Microsoft, Silva desarrolló todo un historial en la industria informática. Encabezó el grupo de estrategia de mercadotecnia en Compaq Colombia y fue director de CRM para Argentina, Uruguay, Paraguay y Colombia. Además, dirigió el grupo de sistemas personales en HP, se desempeñó como gerente de país para Colombia y Ecuador en Novell, fue consultor ejecutivo en Arthur Andersen y además trabajó hace muchos años en Pizano S.A.

Quienes lo conocen aseguran que es una tipo comprometido, sencillo, buena gente pero muy trabajador. Es ingeniero industrial de la Universidad de los Andes, y él mismo asegura que fue una de las primeras personas en el país que tuvo un computador en la casa, el cual todavía conserva en una especie de museo. Tiene una maestría en la Universidad de California y cursó estudios de postgrado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y en The Wharton School de la Universidad de Pennsylvania, entre otros.

Durante su trayectoria, este amante de la tecnología logró en Microsoft estructurar el equipo de ventas de la pequeña y mediana empresa, y liderar estrategias claves a largo plazo en los mercados de la Región Andina. También estuvo al frente de lanzamientos de productos como Windows Vista y Office 2007. Además, ha sido el abanderado en educar sobre seguridad a jóvenes y niños que navegan en internet con el programa de Microsoft Andino, con el que se logró concientizar a más de 40.000 padres de familia, jóvenes y educadores en la región sobre los beneficios y riesgos de estar en línea.

Este bogotano asegura que su experiencia puede considerarse en la industria como de “360 grados”, porque fue consultor, cliente, luego hardware y software, pero le falta aprender más del área de comunicaciones.

Silva, quien manejará los destinos de la región desde Colombia y que tendrá bajo su cargo más de 250 personas, reemplazará a Juan Alberto González que se irá como Director General de Microsoft México, su ciudad natal y quien durante los últimos tres años alcanzó altos niveles de crecimiento, recibiendo el premio a la Mejor Subsidiaria en el 2006.

¿Para usted qué significa ocupar este cargo?
Además de la satisfacción de lo que representa a nivel personal, es una demostración del compromiso que tiene Microsoft con la región, pero en particular con Colombia. Es un reconocimiento a los resultados que se han obtenido en los últimos años en el país. Nunca habíamos tenido un director colombiano en la región. Después de todos los ejecutivos que han venido y la competencia interna tan fuerte que existe, que se nombre un colombiano es una confirmación clara del respaldo y la convicción que tiene la compañía en el país.

¿Colombia es importante para la empresa?
Nuestro país siempre ha estado dentro de los primeros lugares de importancia en cuanto a nivel andino se refiere, pues las visitas de altos directivos y ejecutivos de la compañía así lo demuestran. Poco a poco se fue recorriendo un camino hasta llegar a Bill Gates. Esto también tiene que ver con los resultados obtenidos por la empresa en el país a lo largo de los años. Tiene que ver también con el potencial del mercado, con la proyección, la estabilidad y el panorama económico que se respira hacia el futuro. Tiene que ver también con la influencia que ejerce una de las personas más cercanas a Gates, que es el colombiano Orlando Ayala, quien siempre está mirando en qué se pude beneficiar el país y cómo puede contribuir al desarrollo de sus compatriotas.

¿Por qué invertir en tecnología?
Hay que mirar con mucha más seriedad todo el tema de la tecnología como una ventaja competitiva y no se debe perseguir lo último que hay en el mercado porque cualquiera pude llegar a asfixiarse. Sin embargo, los requerimientos del mundo moderno y de los negocios hacen que cualquiera esté repensando todo permanentemente. Hay que hacerlo si se quiere tener resultados y para ello es necesario innovar, método además por el cual cualquiera se puede diferenciar. Antes el cliente era exitoso y ahora tiene todos los recursos para continuar siéndolo aún mucho más.

¿Qué opina del software gratis?
Por supuesto que hay modelos en la industria que están basados en ofrecer las cosas gratis y hay dos tipos de movimientos. Uno es el que basa todo sobre la publicidad en internet sin importar a qué costo. El otro es el que no le importa qué tenga que regalar mientras a él le compren sus servicios. Es válido y eso es competencia. Pero para todo se necesita hacer una inversión en investigación y desarrollo, es el único método para mantener la innovación y nuestro negocio es ese.

Lo que ofrecemos nosotros es el mecanismo de conectar lo que se tiene, con diversos servicios y aplicaciones. Yo no tengo nada en contra de eso, siempre y cuando seamos claros en qué es lo que estamos haciendo. Una cosa son las cosas básicas y otra cosa son las posibilidades de ser absolutamente compatibles con una plataforma instalada en todo el mundo.

¿Qué viene ahora?
La barra de resultados viene de estar en un punto muy alto, pues el año fiscal andino anterior fue uno de los mejores, tanto que se logró obtener un importante premio en América Latina. Otro reto es responderle adecuadamente al grupo de trabajo que estará a mi cargo, pues son personas muy preparadas, y calificadas, lo que me hace sentir que el compromiso es aún mayor. Tengo que ser capaz de dibujar cuál es el siguiente paso que dará la subsidiaria andina y asegurarme que todos vamos a la par, alcanzado metas conjuntas y desarrollos que dejen lo suficientemente bien parada a la compañía.

También tengo la responsabilidad de mantener el crecimiento que ha mantenido la región, algo que no es para nada fácil y que requiere mucho esfuerzo. Al mismo tiempo desarrollar una cruzada por mejorar nuestra rentabilidad. Creo que el mundo está un poco enredado y las cosas se tienen que hacer lo menos complejas posibles.

Desde el punto de vista de qué sigue, tenemos que mover la subsidiaria en un par de años a los niveles que hay por ejemplo en Europa del Este, lugares donde tienen expectativas y problemáticas muy similares a la nuestra.

Por último, trabajar fuertemente en el tema de responsabilidad social, pues somos unos convencidos de que la única manera de mejorar el desarrollo, disminuir la pobreza, mejorar la calidad de vida, es mediante el acceso que se le pueda dar la gente a la tecnología. Mi labor es eliminar cualquier barrera que se atraviese en el camino para que las personas y las organizaciones alcancen un mayor potencial con el uso de la tecnología.

¿Cuánto tiempo quiere estar a cargo de esta nueva responsabilidad?
No quiero pensar en periodos largos, porque esto se mueve demasiado rápido. Por ahora quisiera concentrarme en la responsabilidad que me están dando. Veo que esto es un reto para los próximos dos o tres años como mínimo, y después, dependiendo de cómo se presenten las cosas, aspiraría a algo mayor al interior de la compañía.

¿Qué le gustaría?
Algo que me llama mucho la atención es el hecho de experimentar en una región tan distinta como la de Asia Pacífico, donde la cultura es totalmente diferente, algo en donde se le permita a la mente abrirse más y en donde los retos sean distintos. Una locura como esas me llamaría mucho la atención…

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?