| 9/30/2005 12:00:00 AM

El futuro de las compañías de telecomunicación

Según Peter Burrowes, antiguo presidente de Comcel, la consolidación es insuficiente para salvar las empresas de telecomunicación. Más cambios son necesarios urgentemente.

Desafortunadamente hoy en día nadie se sorprende al escuchar que una compañía del sector de las telecomunicaciones no haya alcanzado su meta de utilidad o incluso haya tenido que aplicar al Capitulo 11 (equivalente en E.U. a nuestra Ley 550). Algunos analistas internacionales argumentan que el sector está experimentando un ciclo descendiente. Sin embargo, al analizar las tendencias del mercado, es clarísimo cómo la misma competitividad del sector ha traído estos cambios. Y a mi manera de ver son permanentes y no cíclicos.



¿Qué pasó en el sector? ¿Cómo nos afecta? ¿Qué se puede hacer? Sin duda el factor que más ha pesado en estos cambios es la alta competencia que ha caracterizado al sector, obligando a los operadores a bajar precios y, como consecuencia de ello, márgenes. Pero también es cierto que existen otros mercados que son igualmente, o incluso más competidos. ¿Por qué ellos si han logrado sobrevivir e incluso dar buenas utilidades?



La respuesta está en que en las telecomunicaciones, a diferencia de otros sectores, las inversiones que permanentemente han tenido que hacer las empresas para mantenerse a la vanguardia de los desarrollos tecnológicos no les han permitido alcanzar los niveles de rentabilidad originalmente presupuestados.



Para mitigar este fenómeno, lo que están haciendo las grandes empresas es volverse más grandes. Se están consolidando para así lograr economías de escala en la compra de todos sus equipos y a la vez reducir el número de competidores.

En Estados Unidos, para finales del año pasado y principios de este, en tan solo 5 meses, 6 compañías se consolidaron en 3.



Es importante observar que esta consolidación no es solo para ser más grandes; es para lograr la integración de todos los servicios de telecomunicación bajo un solo techo. El famoso "Triple Play": Voz, Datos y Video.



En mi opiniónm, se quedaron cortos. Mi fórmula ganadora es "All in one" (Todo en uno): Voz, Datos y Vídeo en redes alámbricas o inalámbricas en una sola factura



Al analizar la valoración de las compañías de telecomunicación en el planeta, en los últimos años se encuentra que las únicas que no han perdido valor, incluso han ganado, son las de cable. La razón es muy sencilla, son las únicas que por tener fibra óptica (ancho de banda) pueden ofrecer voz, datos y video empaquetados y a precios competitivos. No en vano el Grupo Santodomingo recientemente invirtió US$100 millones en TV Cable en Colombia.



Las compañías tradicionales, con su cable de cobre y ADSL, al igual que las de celulares, no pueden hacer lo mismo. Tecnológicamente no alcanzan las velocidades o el ancho de banda requerido. Aclaro que los celulares si podrían alcanzar velocidades similares a las de la fibra pero aun están muy lejos de poder hacerlo en aplicaciones prácticas y económicamente viables.



Analizado todo lo anterior, dentro del contexto de los recientes acontecimientos en Colombia (Telmex, Telecom, Telefónica, ETB y EPM) pienso que el Presidente Álvaro Uribe ha logrado, por lo menos, concientizar al país sobre el hecho de que seguir con la costumbre de la poliquetería, el regionalismo y la soberbia, es el camino más seguro hacia el abismo.



Esto no solo se aplica a Telecom, ya que su pasivo pensional no es su único problema, o a Colombia Móvil-OLA (que pretende pelear con dos monstruos mano a mano en lugar de buscar nichos donde siendo pequeña y con humildad puede ser rentable), o EMCALI, que primero fue saqueada y después intervenida. Y que tal Orbitel, que en dos años se le acaba la exclusividad (protección del Estado) de su licencia y los dueños del 50% de la compañía han hecho todo lo imposible para venderla, sin éxito. Estos son solo unos pocos ejemplos



Nuevamente tengo que decir que se han quedado cortos. La solución no es que Telmex se quede con Telecom y que formen una alianza con COMCEL para ofrecer comunicación inalámbrica. Hay que ir más allá, hay que buscarle soluciones completas y de largo plazo a la problemática de las telecomunicación en toda Colombia.



Pero debemos tener en cuenta que aun si se lograse lo imposible, se rompen los paradigmas, aceptando la ruta de la consolidación y la integración, y se empezara a trabajar en esa dirección, terminaríamos dándonos contra un muro que se llama la Regulación Colombiana.



En términos muy sencillos, en Europa y los Estados Unidos cuando usted adquiere una frecuencia se le permite prestar todos los servicios que tecnológicamente se puedan prestar. En Colombia, nuestra arcaica legislación dispone que para cada tipo de servicio a ser prestado se tenga que sacar una licencia. Por ejemplo, si se adquiere una licencia para voz, lo único que puede vender es voz, así la tecnología permita muchos otros servicios o productos.



En buena hora la visita a Colombia del Sr. Slim, así solo sea para que nos demos cuenta que hay que hacer algo, y muy rápidamente.



phburrowes@burrowes-consulting-bi.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?