| 10/1/2008 12:00:00 AM

El desempleo, señales mixtas

La tasa de desempleo de agosto, 11,2%, superó la del mismo mes de 2007. Con todo, el subempleo se redujo y la tendencia declinante del desempleo no cambió.

La tasa de desempleo colombiana en agosto fue de 11,2%, una cifra mayor que el 10,7% del mismo mes del año pasado. Con esto, el desempleo de los últimos doce meses comparado con un lapso igual del año inmediatamente anterior fue de 11,1%, menor al 11,8% del período previo.

En el mes aumentó la ocupación. La tasa de ocupación, que muestra la cantidad de personas empleadas como proporción de la población económicamente activa, llegó a 51,5%, una mejora si se compara con e 51,3% de julio.

Sin embargo, la oferta de empleo, medida con la Tasa Global de Participación, también se incrementó. Alcanzó el 58%, que es un incremento importante frente al 57,4% de julio.

El subempleo subjetivo se redujo sustancialmente en el mes de agosto, y el subempleo objetivo se mantuvo casi inalterado frente a agosto de 2007. El primero pasó de 36,4% a 29,4% en agosto de 2007 a agosto últimoy el segundo de 9,5% a 9,6%

A pesar de los resultados del mes, la tendencia declinante del desempleo no se ha reducido. De ahí el resultado de la tasa de desempleo en doce meses. En Colombia se observa desde los cuarenta del siglo pasado, un fenómeno que comparten muchas otras economías del mundo. En las épocas en las que sube la inflación, se reduce más rápidamente el desempleo.

El disparo reciente en la inflación, hace pensar que la desocupación se reduzca con un poco más de vigor que en el pasado.


Esta sería una buena noticia para los habitantes de ciudades como Ibagué, Manizales y Pasto, donde las tasas de desempleo siguen estando en 21%, 16% y 15% respectivamente, una verdadera crisis laboral.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?