| 6/15/2007 12:00:00 AM

Ejecutivos que se forman en el mundo virtual

Los ejecutivos de países como Estados Unidos adquieren experiencia el computador, con los simuladores. Aunque estos programas ya se encuentran en Colombia, por ahora son utilizados con mayor frecuencia en los postrados de negocios.

Cada vez es más frecuente en Colombia, encontrar en los programas de postrado de finanzas o relacionados con negocios, un módulo de simuladores en el que los estudiantes pueden poner a prueba los conocimientos adquiridos durante sus estudios.

Generalmente los profesionales toman este módulo por un mes y medio. Algunos ya trabajan en empresas y pueden aportar lo que aprendieron desde el mismo momento en que ensayan en el simulador. Otros deben esperar a que sean contratados por alguna compañía.

Lo que prácticamente es desconocido en Colombia es que los ejecutivos ensayen en simuladores las decisiones que podrían estar tomando en sus empresas. Mientras tanto en Argentina o Brasil esta es una forma frecuente con la cual las empresas capacitan a sus profesionales.

Antes de que ellos tomen las riendas de un grupo importante ensayan sus capacidades y ponen a prueba sus conocimientos en estos programas, que ya están regados por muchos países industrializados. Una de las personas que conoce sobre el tema en Colombia y quien piensa que las empresas del país deben dirigirse hacia esta dirección es Gustavo Méndez, gerente de Training Lab Simulation, una empresa que busca que otras corporaciones utilicen simuladores de negocios como parte de la capacitación de sus ejecutivos.

“Estamos hablando de aumentar la capacitación de los directivos por medio de simuladores. Que vivan en un mundo virtual los momentos y las decisiones que deben tomar, antes de que estas se presenten en la realidad. Es una ventaja para las empresas poder contar con esto, sin que una mala decisión los conduzca a tener pérdidas”, explica Méndez.

Las universidades que han ensayado la simulación de negocios en sus especializaciones o maestrías se encuentran en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. Y a nivel de empresas, sólo los profesionales de grandes multinacionales como Microsoft o Mobil, cuyas sedes principales están en Estados Unidos, son capacitados por medio de simuladores.

¿En qué consiste?
Los primeros simuladores surgieron en la década de los 60. En el mundo de la aviación la simulación es un paso fundamental en la formación de pilotos.

Lo mismo comenzó a ocurrir en el mundo de los negocios. Actualmente las simulaciones por computador se aplican a varios modelos de negocio para una variada gama de competencias.

“Hay simuladores para todo, para marketing, para manejo de comunicaciones, para posicionamiento de marca, para publicidad, en el mundo esta metodología ha revolucionado la forma de entrenar a los ejecutivos”, sostiene Méndez.
En concreto, un simulador funciona de la siguiente forma. La persona introduce su información, escoge el ambiente y entra a formar parte de un grupo. De acuerdo a sus decisiones el simulador evalúa los ambientes y decide si x o y decisión fue correcta o no.

Otros simuladores permiten a la misma persona participar en diferentes ambientes. Para diseñarlos se requieren especialistas en tres áreas. En matemáticas para la introducción de los algoritmos, el programador, que convierte a lenguaje de sistemas tales algoritmos y el especialista en negocios, quien crea los ambientes en que se mueve el programa.

Dos grandes compañías mueven la gran parte de simuladores que tiene este mercado. La primera es Management Simulations Inc. que tiene simuladores para ambientes universitarios y corporativos. Los más demandados son el Capstone Business Simulation y el Foundation Business Simulation.

La segunda es Marketplace Business Simulation. Sus programas son utilizados en 300 escuelas de negocios y 180 compañías en 35 países del mundo.

 

Ayudan, pero no reemplazan la experiencia
Aunque ve con buenos ojos que la tecnología haga parte del proceso de aprendizaje de los que pronto estarán al timón de una empresa, la experiencia que se adquiere en el trabajo de campo no se puede reemplazar. Así opina Bibiana Pulido, directora del MBA de la Universidad Externado de Colombia. En esta universidad utilizan los simuladores desde hace algunos años en su programa.

“A los estudiantes se les advierte que el simulador no reemplaza a la realidad. Son ambientes que más o menos se controlan. En el mundo real hay muchos factores en juego que pesan sobre una decisión. De eso están conscientes. Generalmente le dedicamos mes y medio a este tema dentro del programa”, señala Pulido.

El uso de ellos se ha extendido a las escuelas de administración de universidades como la del Norte en Barranquilla, el Icesi en Cali y las especializaciones de mercadeo del Politécnico Grancolombiano y Externado de Colombia, de Bogotá estos dos últimos.
´

Pulido asegura que los estudiantes le dan más valor a la experiencia que a la simulación. “Tenemos estudiantes que los usan en el semestre y que ya tienen la experiencia de estar trabajando en una empresa. Ellos los ven como un complemento a su aprendizaje, no como lo único”, manifiesta Pulido.

Sin embargo Méndez insiste en que hay que masificar su uso. A pesar de que por ahora pueden ser costosos para la pequeña empresa, opina que “...debemos movernos en la dirección que lo han hecho los países de la región”. Un simulador puede costar alrededor de US$13.000, sin contar la capacitación profesional para conocerlo y dominarlo y teniendo en cuenta que la vida útil del programa puede extenderse por cinco años como máximo.

“De cualquier forma, si Argentina en casi tres años logró un uso generalizado, también podemos hacerlo en Colombia, donde las características de los sectores económicos y sus condiciones son muy similares”, concluye Méndez.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?