| 12/3/2010 6:00:00 PM

Cuarta edición del café de la reconciliación

Este lunes se lanza en Bogotá, la producción de café especial que elaboran los desmovilizados del país para la temporada navideña. Con las ventas se espera financiar los proyectos sociales en el municipio de Rionegro, en Santander.

El Café de la Reconciliación es un producto especial, de alta calidad, y está vez es cultivado por la comunidad de Rionegro, un municipio cercano a la ciudad de Bucaramanga, ubicado en un valle de cañaduzales, donde hoy sus 55.000 habitantes decidieron superar el pasado y darles una oportunidad a las personas que se desmovilizaron de los grupos armados ilegales de construir en esta zona sus proyectos de vida en la legalidad.

Algunos de ellos, actualmente residen en corregimientos como San Rafael de Lebrija, San José de los Chorros y Papayal, y trabajan hombro a hombro con los habitantes de Rionegro cultivando café para que a esta zona de Colombia regrese también la prosperidad y el desarrollo.

 

Con los recursos que se recauden de la venta en las Tiendas Juan Valdez se financiará un proyecto social que beneficiará a los niños y niñas de este municipio, que durante muchos años se vio afectado por la violencia.

 

Es por eso, que la Alta Consejería para la Reconciliació viene trabajando desde hace varios meses en un proyecto de reconciliación en el que participan 77 habitantes de la comunidad y personas de la población desmovilizada. Ellos todos los sábados en la noche realizan el “Cine Comunitario al Parque”, un espacio que les permite reunirse en torno a la proyección de películas para informarse, aprender, capacitarse, distraerse y consolidar un espacio sano y comunitario.

 

El Café de la Reintegración Rionegro es la cuarta versión de una iniciativa de responsabilidad social empresarial y ciudadana que, desde el 2007, se va consolidando y cosechando éxitos. La primera versión, en el 2007, benefició 854 niños y jóvenes del municipio de Cajibío, en el Cauca, donde se entregaron kits de música, de deporte y materiales para el fomento de la lectura.

 

La edición del 2008, benefició a los habitantes del municipio de Santuario (Risaralda) quienes recibieron un centro de computo con acceso a Internet permanente, y en la versión 2009, se logró proyectar la edificación de una sala múltiple para el municipio de Azucar Buena (César) que está en plena construcción.

 

“Para lograr el país que soñamos, se necesita del compromiso de todos los ciudadanos, no basta con que algunos colombianos dejen las armas, necesitamos una sociedad más solidaria y equitativa, por eso apoyar el Café de la Reconciliación en esta Navidad, es una excelente oportunidad de apostarle a la paz”, afirmó, Alejandro Eder, Alto Consejero para la Reintegración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?