| 4/21/2008 12:00:00 AM

¿Colombia saudita?

La inversión petrolera va disparada. Entre enero y marzo alcanzó US$2.200 millones el 60% de la de 2007. Colombia está cada vez más cerca de un gran hallazgo.

 

La confianza país que despierta Colombia en el extranjero, la gestión y promoción de la Agencia Nacional de Hidrocarburos y las mejores perspectivas, dispararon los indicadores de inversión extranjera directa en el sector de los hidrocarburos en lo corrido del año.

Según datos suministrados a Dinero.com por la Asociación Colombiana de Ingenieros del Petróleo (Acipet), entre enero y marzo de 2008 las compañías multinacionales invirtieron en el país más de US$2.200 millones, cifra importante si se tiene en cuenta que al cierre de 2007 la inversión en este frente ascendió a US$3.700 millones, lo cual muestra un incremento en el desarrollo de la actividad exploratoria.

El presidente de Acipet, Hernando Barrero Chávez aseguró que tal como van las cosas el año puede fácilmente cerrar con inversiones por encima de los US$6.000 millones.

Según el ingeniero, el panorama puede llegar a niveles mucho más altos en la eventualidad de que alguna de las empresas descubra un pozo importante pues ello presionaría más la exploración de hidrocarburos.

Precisó que los mejores resultados son la consecuencia de la tranquilidad que tienen los inversionistas por la claridad en los contratos y por el respeto en las reglas de juego, lo mismo que la función de dos entes como la ANH y Ecopetrol los cuales cumplen funciones separadas y muy convenientes para que la actividad sea productiva y atractiva para los inversionistas extranjeros.

“Ya pasó esa época en que Ecopetrol era operador y representante del gobierno y la entidad responsable por las reservas petrolíferas del país. Eso implicaba que la estatal petrolera fuera socia de las transnacionales y al mismo tiempo adjudicara las áreas a las compañías inversionistas. Por fortuna terminó esa dualidad que resultaba inconveniente y nació la ANH que se encargó de ofrecer los campos prospectivos con gran eficiencia”, explicó.

Con la competencia de Ecopetrol en igualdad de condiciones con las multinacionales y gracias a la gestión de la Agencia, Colombia se hizo un país más atractivo, más confiable y con mejores perspectivas de rentabilidad porque los contratos ya no son coaccionados sino voluntarios y de conveniencia.

Hay que destacar lo que hace la ANH, que modificó los contratos pero que también se dio a la tarea de promocionar a Colombia por todo el mundo a tal punto que más empresas están llegando al país a invertir en la industria petrolera.

En este momento la Agencia está en Europa presentando las bondades de cerrar negocios petroleros en Colombia y lo propio está haciendo con países de varias regiones en el mundo.

Otros factores que incentivaron la inversión petrolera fueron la reducción tributaria que afectaba las finanzas de las empresas y la misma política de seguridad democrática que redundó en más confianza y mejor ánimo para traer capital.

El Asunto es tan reconfortante que hoy Colombia es el segundo país más atractivo en América Latina después de Brasil en materia de inversión y a nivel mundial el país se ubica quinto, lo cual es una carta de presentación más que buena para invitar a los capitalistas.

Las perspectivas hicieron regresar algunas petroleras como es el caso de Chevron Texaco, Exxon Móvil y Shell.

De igual forma es importante destacar la presencia de diez firmas canadienses, y la apuesta grande que están haciendo petroleras de China, Japón, Rusia, otras de la región más las europeas y las americanas.

Un buen pálpito
Con el auge en la inversión de crudo, está cada vez más cerca un importante hallazgo de petróleo para recuperar la confianza fiscal ensombrecida por la pérdida de autosuficiencia.

La Acipet cree que hoy el país está más cerca de grandes cosas pues hay buena prospectiva y la actividad petrolera aumentó a tal punto que hay más sísmica y mayor actividad geológica en varias regiones del país.

“En petróleo no hay nada escrito, es una lotería pero hay zonas en donde hay mayores opciones de encontrar el oro negro y a eso le apostamos a un buen hallazgo porque es lo único que nos hace falta”, anotó Barrero.

Hoy el país está un poco más tranquilo, declara, por su abastecimiento petrolero. Las reservas aumentaron con pozos pequeños con lo cual se detuvo su declive. A pesar de que aumentó la tasa de extracción de crudo, la pérdida de la autosuficiencia petrolera se extendió de 2010 hasta el año 2015.

El dirigente gremial no es pesimista al hablar de nuevos hallazgos pues dice que la tarea se está haciendo bien, con las empresas más expertas y con tecnologías nuevas.
“Yo creo que en cualquier momento podremos encontrar algo significativo muy a pesar de haber fracasado el año anterior en los cinco proyectos estrella de exploración que teníamos como fue el caso de Tangara en los Llanos o Tayrona en el mar Atlántico”, dijo el experto.

El país tiene hoy reservas probadas por 1.145 millones de barriles de petróleo pero en el estudio más reciente de la ANH se establece que existe la posibilidad de encontrar reservas recuperables del orden de los 13.000 a 20.000 millones de barriles, asunto que resulta bastante tranquilizante.

Pago por seguridad
Los resultados en inversión extranjera directa para el capítulo hidrocarburos se consiguieron en gran parte por la política de seguridad democrática del presidente Álvaro Uribe.

Los ingenieros del petróleo afirman que es tal la bondad de la política de seguridad que si se hace necesario, pagarían la contribución para la seguridad por más tiempo. No habrá problema pues los resultados se han visto y el sacrificio ha valido la pena. “Una cosa si es cierta, a los colombianos no nos gusta pagar impuestos pero en las compañías existe mucha conciencia y buen ánimo para pagar los tributos que establece el gobierno nacional más cuando hay resultados y se puede trabajar”, señaló.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?