| 9/27/2007 12:00:00 AM

Café de Colombia recibió el sello de Indicación Geográfica Protegida

Es el primer producto no europeo que recibe el IGP de parte de la Unión Europea. Este sello lo tienen productos como el turrón de Alicante o los vinos de Rioja, entre otros.

Este sello, que es el máximo estatus que le hayan concedido en Europa a un producto agrícola de un país en desarrollo, se logró gracias a que el Café de Colombia es reconocido en el mundo como de alta calidad.

 

El Reglamento sobre la Indicación Geográfica Protegida le fue entregado oficialmente por el Director General Adjunto de la Dirección de Agricultura de la Comisión Europea, Jerzy Bogdan Plewa, a la Federación Nacional de Cafeteros.


La denominación de Indicación Geográfica Protegida (IGP) corresponde a un producto con alto nivel de calidad, gracias al vínculo con el medio geográfico en alguna de las etapas de su producción, transformación y/o elaboración.

 

El acto se realizó en el Edificio Berlaymont, sede principal de la Unión Europea, y asistieron el embajador colombiano ante la UE, Carlos Holmes Trujillo; un grupo de directivos de la Federación de Cafeteros; el cuerpo diplomático acreditado ante el Gobierno de Bélgica; los delegados de varios países ante la Unión Europea y un destacado grupo de representantes de los productos que han sido inscritos en el registro de Indicaciones Geográficas Protegidas y Denominaciones de Origen de Europa.


El Gerente General de la Federación de Cafeteros, Gabriel Silva destacó que el paso que han dado las 560.000 familias productoras de café en el país es fundamental, porque “El Café de Colombia es el único producto que no se produce en Europa que obtiene esta importante distinción, como reconocimiento a su calidad y a su sólida y democrática organización gremial”.

 

El dirigente cafetero dijo que “este es el mayor logro marcario del gremio en las últimas décadas, porque se trata de un instrumento legal para defender y promover el Café de Colombia en los mercados europeos”.


El representante de la UE que presidió el acto, Jerzy Bogdan Plewa, recordó que después de un proceso de más de dos años, la solicitud de la Federación de Cafeteros de Colombia cumplió con todos los requisitos para ser incluida en el Registro Europeo de Denominaciones de Origen y de Indicaciones Geográficas Protegidas.

 

La solicitud fue presentada a mediados del 2005, después de haber logrado que la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia le entregara a la Federación la primera Denominación de Origen que se aprueba en el país y que era requisito indispensable para obtener el sello de la IGP. Después de un detallado estudio, la Comisión Europea, que es el organismo ejecutivo de la Unión Europea, publicó la solicitud en su órgano oficial y dio un plazo de seis meses para escuchar objeciones, pero no recibió ninguna y por tanto la solicitud fue aceptada y quedó en firme.

Más allá del reconocimiento a la calidad y a la reputación del producto, la Comisión Europea analiza y evalúa el sistema de control de la calidad y la capacidad de las instituciones que lo respaldan. En el caso de Café de Colombia, la Comunidad Europea manifestó que la solicitud de la Federación de Cafeteros se ha convertido en una de las más destacadas no sólo por su seriedad y consistencia y por la alta calidad del producto, sino por provenir de una organización sin ánimo de lucro que representa a más de 560.000 pequeños productores de café.

 

Con este sello, Café de Colombia queda a la par de destacados productos del mundo que cuentan con IGP o sello de Denominación de Origen, como las champañas francesas, los quesos parmesano y Roquefort, los vinos de Rioja; los turrones de Jijona y Alicante; y el Prosciutto di Parma, entre otros.

De acuerdo con los reglamentos de la Unión Europea, a partir del próximo 3 de octubre el Café de Colombia comenzará a recibir toda la protección que implica la IGP en los 27 países miembros de la organización.

Los países de la Unión Europea constituyen el tercer mercado para el café de Colombia, después de los Estados Unidos y Japón. De acuerdo con las últimas cifras de la Federación, los caficultores colombianos están vendiendo en los países Europeos poco más de cuatro millones de sacos de café de 60 kilos por año, aproximadamente una tercera parte de la producción de café del país. Los principales países consumidores del café colombiano en Europa son Alemania, Bélgica, Italia, Reino Unido, Suecia, España y los Países Bajos.


Algunos de los representantes de las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas más significativas de Europa que asistieron al evento en Bruselas, reiteraron su satisfacción por el registro de la IGP Café de Colombia en la UE.

El señor Stefano Fanti, Director del Consorcio del Prosciutto di Parma, dijo: "Le damos la bienvenida al Café de Colombia al grupo de productos privilegiados que son reconocidos en Europa con esta importante distinción, a la cual evidentemente no todos pueden acceder".

Por su parte, José Enrique Garrigós, Presidente del Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Jijona y Turrón de Alicante, dijo: "El paso que ha dado Café de Colombia es fundamental. Es el único producto que no se produce en Europa que obtiene esta importante distinción, como reconocimiento a su calidad”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?