| 12/16/2005 12:00:00 AM

Buen inicio de año

Ricardo Durán, analista de Corredores Asociados, dice que los mercados colombianos arrancaron 2006 con pie derecho.

Los mercados colombianos iniciaron el año con pie derecho. En el frente externo, Estados Unidos mostró síntomas de enfriamiento en la construcción y la industria, su política monetaria habla de uno o dos incrementos más en las tasas de interés que no amenazan al mundo emergente y Brasil registró récord histórico en la índice bursátil y en la prima de riesgo de la deuda soberana con un proceso de revaluación del real que testimonia de manera fehaciente su capacidad para atraer flujos externos. En consecuencia, el dólar de Estados Unidos marcó un lúgubre inicio de año con pérdidas cuantiosas respecto a la canasta de monedas duras. El euro, en contraste, inauguró 2006 con una fuerte valorización no solamente impulsada por el aparente enfriamiento de Estados Unidos, sino por la aparición de algunas señales positivas en el empleo industrial, en el estado de las expectativas y en el control de la inflación.

En este contexto, el clima de la inversión en Colombia también tuvo un buen comienzo de año. Las acciones continuaron su frenética valorización, la deuda pública tímidamente muestra alguna tendencia bajista en las tasas de interés alentada por un dato de inflación que superó todas las expectativas y por la expectativa de un crecimiento económico formidable. El patito feo fue la tasa de cambio, cuya sensibilidad a la coyuntura externa y al rally de Brasil se materializó en descensos moderados en el precio de la divisa.

Aunque parte del mercado se encuentra aún en vacaciones con montos transados que distan de la escala normal de operación, los agentes comienzan a hacerse preguntas sobre el manejo que le den las autoridades a la liquidez de la economía, sobre el umbral de intervención del Banco de la República en el mercado cambiario y sobre el comportamiento futuro de la curva de rendimientos de Estados Unidos tras haberse visto una interrupción episódica en su proceso de inversión. Todo ello matizado por el dato de inflación de Colombia, cuyo registro de 4.85% fue el mejor del último medio siglo con una notable caída en la inflación sin alimentos a 4.12% en diciembre desde 4.39% en noviembre.

Se inició así un año en el que el mercado se pregunta si el rally emergente va a continuar en 2006, si el Banco de la Republica va a drenar el exceso de liquidez con celeridad y si va a reeditar su agresivo plan de compras discrecionales o si más bien va a optar por el mecanismo de las opciones de acumulación de reservas internacionales.

Lo que puede pasar esta semana:

Esta semana va a estar movida por la publicación del déficit de la balanza comercial de Estados Unidos, por el índice de precios de las importaciones americanas, por su déficit presupuestario de diciembre y por las ventas al por menor.

La sensación que tenemos es que el mercado global está preocupado por los síntomas de enfriamiento que presenta Estados Unidos y que sus desequilibrios comercial y fiscal atizarán dichas preocupaciones. Según los analistas, los déficits próximos a revelarse serán cuantiosos, previsión que daría para que el dólar mantuviese su senda devaluacionista frente a las monedas duras.

Para la deuda americana, sin embargo, la foto no es tan clara, ya que la tendencia bajista de las tasas de los Tesoros como reacción a la degradación cualitativa de la economía (enfriamiento con fuertes desequilibrios) sería contrarrestada por un susto estadístico que puede dar el jueves la publicación del índice de precios de las importaciones para el mes de diciembre. Habida consideración que en diciembre de 2004 el citado índice cayó 1.4%, el estimativo de diciembre de 2005 (aumento de 0.2%) va a generar una fuerte reacción alcista en el acumulado anual.

Dado que el índice de precios de las importaciones ofrece un primer indicio sobre la inflación al consumidor (pues el 15% de la canasta familiar americana es importada), las tasas de negociación de los Tesoros podrían subir significativamente. Adicionalmente, unas ventas al por menor que según las apuestas van a tener un desempeño positivo también generarían presiones alcistas sobre las tasas de los Tesoros.

En términos de los analistas, esperamos una semana mixta para los TES con vocación revaluacionista para la tasas de cambio. Respecto al mercado de acciones, pensamos que la semana podría ser positiva, aunque nos tranquilizaría que las valorizaciones diarias fueran más moderadas. El escenario macro de inicio de año favorece a la renta variable con una tasa de cambio que no despega y con unas tasas de interés estables que por lo pronto no se les ve señales de subir. A nuestros lectores les deseamos un feliz año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?