| 1/23/2010 12:00:00 PM

Bavaria arremete contra el aumento de impuestos a la cerveza

La filial de SABMiller en Colombia se quejó sobre la conveniencia y el procedimiento que se usó para establecer el impuesto. Dice que no es razonable y lo calificó de inequitativo. Aumentará el precio de la cerveza.

La cervecera Bavaria, se quejó de nuevo por el aumento del Impuesto al Valor Agregado, IVA, y del impuesto al consumo de cerveza, decretado el jueves por el Gobierno Nacional.

Para la cervecera, el aumento de 13 puntos porcentuales en impuestos los forzará a incrementar los precios de sus bebidas a partir del primero de febrero, cuando entran en vigencia los decretos. Anunciaron que una botella retornable de 330 ml de Águila, Póker, Pilsen y Costeña pasará de costar $1.200 a $1.300, lo que representa un alza del 8,3%. Bavaria agrega que la subida reducirá el consumo.

“Bavaria venía haciendo grandes esfuerzos para no incrementar los precios al consumidor, los cuales no se han modificado desde octubre de 2008 para apoyar a los consumidores en tiempos económicos difíciles”, dice la empresa.

“Esta carga de último minuto, de este desesperado esfuerzo - no por resolver sino por
compensar la corrupción y el mal manejo - recae en el consumidor de cerveza, y por
ende, en los sectores más populares”, dijo la firma.

Decepción
Si bien reconoce la difícil situación de la salud, la empresa manifestó estar decepcionada por la forma en la que se decidió el aumento al impuesto.

En primer término, consideró que la Emergencia Social es un instrumento inapropiado para enfrentar problemas crónicos. Dijo que el gobierno tenía desde hace tiempo denuncias por el no pago de muchos servicios de salud. “La Corte Constitucional se pronunció en julio del 2008 en el sentido de que el gobierno debe cumplir sus obligaciones constitucionales a más tardar en enero del 2010. Este no es un evento nuevo”, señaló la firma. Manifestó en cambio, que todas las reformas tributarias, incluyendo esta, deberían tramitarse a través del Congreso.

Dijo además que en lo que llamó “una clara manipulación de los poderes de la Emergencia Social”, el gobierno favoreció los intereses comerciales de las licoreras departamentales, en contravía de lo que promueve la Organización Mundial de la Salud, que pretende bajar el consumo de las bebidas con grados de alcohol más elevado.

“Mientras las bebidas alcohólicas entre 2,5 y 15 grados alcoholimétricos pasaron de $157 a $256 (63% de aumento) y los vinos entre 2,5 y 10 grados alcoholimétricos, de $84 a $256 (205% de aumento), los destilados de alto grado alcoholimétrico producidos por las industrias licoreras departamentales no tuvieron ningún incremento”, señaló Bavaria.

Bavaria calcula que con el decreto, el consumidor pagará $403 en impuestos cuando compra una botella de cerveza de 330 ml, $247 cuando compra un trago de aguardiente de 25 ml y $299 cuando compra un trago de ron de 25 ml. “En otras palabras, los impuestos a la cerveza son ahora 63% más altos que los del aguardiente y 35% más altos que los del ron”.

Amenazas
Ante la decisión del gobierno Bavaria y SABMiller amenazaron con hacer recortes en las nóminas de sus infraestructuras productiva y de distribución. “Esto podrá
afectar el número de empleos, no sólo en Bavaria, sino en la economía en general”, dijo la empresa, que estima que podrían quedar en riesgo 10.000 puestos de trabajo.

Estimaron además que los departamentos recibirán $127.000 millones menos en impuestos por parte de Bavaria este año, porque el aumento en el precio reducirá el consumo y favorecerá el contrabando. Por este último fenómeno, dice que el gobierno dejará de percibir $50.000 millones en impuestos a la cerveza. “Esto afectará particularmente las finanzas de los departamentos de la costa caribe y fronterizos”, dijo.

Señaló que la cerveza ya está altamente gravada en Colombia. “De hecho, con la excepción de Republica Dominicana, Colombia tiene uno de los impuestos a la cerveza más altos de América Latina y el Caribe (sobre una base de US$/litro)”, explicó.

SABMiller, uno de los mayores inversionistas en Colombia hasta la fecha, dijo sentirse “desestimulada frente a esta decisión del gobierno, que ignoró las solicitudes y explicaciones de la empresa al Ministerio de Hacienda con respecto a las implicaciones de la misma”. Sostiene que eso también afectará la imagen del país frente a los demás inversionistas extranjeros.

Advirtió también de la creciente dependencia del gasto público en salud, del impuesto a la cerveza. “Lamentamos que el gobierno haya decidido incrementar los impuestos de manera tan dramática a sectores que ya generan altos tributos, como el de la cerveza. De la misma forma, estamos preocupados con el hecho de que los departamentos reciben pagos de impuestos de muy pocas fuentes y que muchas alternativas viables no fueron consideradas. Debemos asumir que este es el resultado de haber demorado la toma de decisiones”, concluyó la firma.

Finalmente, consideró que el incremento de impuestos a la cerveza no es razonable y es inequitativo. “No es razonable, pues afecta negativamente nuestra industria, el sector privado y la economía nacional. Además, resulta inequitativo frente a uno de los mayores inversionistas y contribuyentes sociales de Colombia”.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?