| 8/14/2007 12:00:00 AM

Así son las modificaciones al TLC

De acuerdo con el Ministro de Comercio de Colombia, los cambios realizados recientemente al TLC en los temas laboral, ambiental y solución de controversias, comprometen más a EE.UU y obedecen a una jugada del partido demócrata para introducir reformas en su política interna.

Más que cambios de fondo, las modificaciones que deberá estudiar el Congreso de Colombia al TLC son precisiones a asuntos que ya estaban incluidos en el acuerdo. Así lo manifestó el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, al hacer un resumen del protocolo modificatorio al acuerdo (proyecto de ley 11/07 en el Senado- 46/07 en la Cámara), el cual fue radicado el pasado 20 de julio y que el gobierno ha rotulado con mensaje de urgencia para acelerar su aprobación.


“Las modificaciones son cosas que ya hemos ratificado en Colombia, pero que al ser incluidas en el tratado se convierten en compromisos que también debe asumir Estados Unidos”, explicó Plata al hacer la presentación del proyecto.


De acuerdo con el Ministro, la bancada demócrata aprovechó el TLC para introducir compromisos que para Estados Unidos no estaban en los temas laboral, propiedad intelectual y ambiental. “Ellos (los demócratas) aprovecharon para introducir compromisos que no estaban en su política interna”, aseguró Plata.


Los cambios
El primero de los cambios tiene que ver con propiedad intelectual. Si se presentan demoras en la aprobación de patentes sólo serán exigibles las compensaciones en patentes cuyo origen no sea farmacéutico. Será potestativo otorgar o no compensaciones por retrasos en la expedición del registro sanitario.


Es decir, si la patente se trata de un chip para un teléfono o para otro aparato electrónico, la parte afectada por la demora podrá exigir una compensación. Pero si se trata de un producto farmacéutico será potestativo el otorgar o no compensaciones por retrasos en la expedición del registro sanitario.


En la misma materia se incluyó que en caso de una crisis de salud, Colombia podrá traer medicinas de donde sea necesario.

 

En el tema laboral, el cambio introducido al TLC tiene que ver con el cumplimiento de los principios y derechos fundamentales del trabajo de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). “En esto Colombia no tiene problema pues ya lo ha venido haciendo”, manifestó el Ministro.


En cuanto a las modificaciones relacionadas con el aspecto ambiental, se introdujeron ajustes al lenguaje para dejar aún más en claro las dos obligaciones centrales del capítulo ambiental que asumieron las partes: el mantenimiento de los altos estándares ambientales que no pueden reducirse como estímulo al comercio o la inversión; y el cumplimiento de la propia legislación ambiental de cada parte. Para Plata, no cambia nada para Colombia con esta modificación, ya que el país desde hace tiempo está suscrito a los compromisos ambientales.


Para la solución de controversias, el acuerdo de modificación deja sin piso la multa especial hasta por 15 millones de dólares y en su lugar establece que tras agotarse la etapa de consultas cooperativas y emitirse el informe del panel, se puede acudir a las multas generales del acuerdo que se pagan al país vencedor, que no establecen el límite de los 15 millones de dólares.

 

“Lo aprobado antes indicaba que el país multado debía reinvertirlos en sí mismo. Era algo así como que yo mismo me multaba para invertirlo en mí. Ahora, con la modificación, esto tiene más sentido”, agregó Plata.


Las modificaciones en servicios indican que las partes podrán limitar las concesiones de servicios portuarios por razones de seguridad esencial. En otras palabras, serán pocas las posibilidades para que Colombia ponga un puerto en Estados Unidos y lo mismo para el caso estadounidense. “Estos nos conviene pues es más probable que Estados Unidos sea capaz de poner un puerto en nuestro país, que nosotros en el de ellos”, señaló el Ministro.


“Cambios son positivos”, Ramírez Ocampo
El ex ministro de Desarrollo Económico y experto en comercio exterior, Jorge Ramírez Ocampo, señaló que las modificaciones al TLC son de naturaleza muy marginal al fondo del tratado. En cuanto a la precisión del impedimento en participar en puertos dijo que este no reviste de la menor importancia para Colombia.


En su opinión, ambas partes aplican procedimientos iguales, aunque con las modificaciones aparecen más obligaciones para Estados Unidos que para Colombia, ya que la mayor parte de los compromisos ya han sido ratificados por nuestro país. “Colombia se suscribe a cuanto acuerdo haya y eso nos favorece. Esto, en cambio, no es así para Estados Unidos y por eso creo que los cambios son muy positivos para el país”, sostuvo Ramírez.


¿Qué pasará?
Cuando regrese el Legislativo estadounidense de su receso de verano (el 4 de septiembre), comenzará a revisar los tratados de los países que ya hayan incorporado las modificaciones, es decir, los tratados con Perú, Panamá y Corea del Sur.


Perú figura como el primero de la lista. Si el Congreso de Colombia no ha aprobado los cambios, Panamá sería el siguiente país con el cual se revisaría el TLC. Plata se abstiene a dar una fecha definitiva para la entrada en vigencia del tratado, aunque señaló que Colombia puede esperar algún tiempo más pues está respaldado por el acuerdo de preferencias arancelarias a los países que luchan contra el narcotráfico o Atpdea, el cual está vigente hasta febrero de 2008.


“Es bueno para Colombia ver qué pasará con el TLC con Perú, porque eso no dará señales de lo que pasará con nosotros”, afirmó Plata.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?