| 9/7/2006 12:00:00 AM

A proteger el conocimiento

Las empresas se miden hoy en día por su capacidad para generar conocimiento. Andrés Naranjo, de PricewaterhouseCoopers, en coloración para Dinero.com, cuenta que Colombia genera conocimiento, pero no lo protege.

Estamos ad-portas de convencernos y legitimar nuestro convencimiento del comercio global a través de un tratado de libre comercio. En resumen, muchas de las empresas colombianas que han desarrollado productos y servicios sólidos a través de los años tienen una buena oportunidad para expandir sus mercados; donde expandir es el resultado de aumentar el tamaño de la plaza colocando más producto o prestando más servicios en más ubicaciones.

Pero creando conocimiento y no producto es la única manera de competir globalmente. Los países que se han resistido a degenerar la población y degenerar el medio ambiente, re-enfocando sus esfuerzos en educación y la acumulación de conocimiento han visto cambios drásticos en sus economías. Muchos de estos países están cambiando su prioridad de manufacturar producto y explotar recursos naturales. Generan ideas utilizando su población para crear innovaciones desarrolladas por las mentes colectivas del país.

Como país, Colombia tiene la capacidad de generar conocimiento en cantidades, de hecho lo genera todos los días; pero actualmente no lo protege (globalmente).
Patentes y Perspectiva Global

El conocimiento generado por un país o los avances propietarios generados por una empresa requieren una protección. Las economías desarrolladas entienden esto y producen patentes para poner una pared de fuego alrededor de sus innovaciones, manteniendo en muchos casos un monopolio temporal. El objetivo de una patente no es otro que proteger los avances propietarios, o el conocimiento desarrollado internamente que crea la diferenciación en un mercado que tiende cada vez más a la generalización.

No todas las patentes son buenas o valiosas. Pero la incapacidad de generarlas en un país o en una empresa demuestra quienes van a ser ricos y quienes van a ser o se van a quedar pobres en términos de crecimiento económico. El grupo de Global Best Practices® de PricewaterhouseCoopers explica que una organización gana tres beneficios con la generación de patentes que son: ingresos por licenciamiento, fuentes adicionales de riqueza y mayor protección a los planes de una compañía.

Para competir en un mercado global, hay que patentar para un mercado global. Con el “displacement” de fábricas a China, la capacidad de imitación de Hong Kong, el “outsourcing” de programación y desarrollo de la India, la capacidad de los americanos de crear marcas y otras dinámicas globales, la amenaza es enorme si no se protege la propiedad intelectual. Hay un método para competir y es la patente.

Las empresas deberían estar dando prioridad estratégica a proteger su conocimiento o propiedad intelectual. Cuando vino la apertura, era un tema de no estar tecnificados lo suficiente – de no tener activos de capital competitivos. La nueva ola de competencia global se trata de tener activos intangibles listos para competir. Esta vez la barrera de entrada no es la última tecnología sino el último conocimiento

Para ilustrar el déficit de conocimiento actual en Colombia, son relevantes los siguientes datos. En 1985, la oficina de patentes de los Estados Unidos (US Patent & Trademark Office) concedió a Argentina 12 patentes, 15 a Venezuela, 30 a Brasil y 35 a México. Corea del Sur obtuvo 50. Luego, en 1998, la misma oficina concedió 29 patentes a Venezuela, 46 a Argentina, 77 a México y 88 a Brasil.¡Corea del Sur recibió 3.362 patentes!

Durante el 2003, Venezuela registró 20, Brasil 180, India 353, Taiwan 6.730, Japón 37.250 y los Estados Unidos, 98.598 . Estados Unidos produjo más patentes que todo el resto del mundo junto, superando al resto de países en 10.143 patentes. No es la primera economía del mundo porque produce más bienes, es la mayor economía del mundo porque produce más conocimiento.

IBM, una empresa de 255.000 empleados, tiene 35.341 patentes registradas. Su única y gran fortaleza es generar conocimiento y producir información. Un Indio trabajando para el centro de investigación de General Motors tiene en promedio 25 años, 1 PhD y 1.5 patentes registradas a su nombre.

En la década de los noventa, toda Colombia registró 3 patentes. Del 2000 al 2003 registró solo una (1) patente ante el US Patent and Trademark Office. Según los datos mas recientes, Colombia ocupó el quinto lugar de registro de patentes en América Latina, con un total de 25 registros.

Hay una correlación entre acumular conocimiento y patentarlo para ser licenciado y el crecimiento que ve la economía como producto de contar con el activo [intangible] para competir.

¿Qué es “patentable”?
Microsoft descubrió un algoritmo para que el agua de los juegos de video se viera más real, y lo patentó. Pixar, la compañía de películas animadas que hizo Monsters Inc. y Finding Nemo, descubrió otro algoritmo para controlar el pelo de un animal animado, y lo patentó. Colgate patentó su fórmula Total de su crema de dientes Google patentó su algoritmo de PageRank para el ranking de páginas web y Amazon.com patentó el famoso “one click shop” – “compre en un solo click”.

Hay una controversial decisión sobre la posibilidad de patentar cualquier especie viviente excepto un ser humano. De ahí vienen patentes como el famoso “Harvard Mouse” o ratón de Harvard, utilizado por los laboratorios para pruebas.

Pero no todo es tecnología. Compañías farmacéuticas patentan drogas prometedoras todos los días que podrían superar metas significativas de ingresos. Empresas industriales patentan diseños de sillas y partes metalmecánicas. Compañías de ropa patentan telas específicas o funcionalidades (como una cremallera especial o el Gore-Tex) para luego licenciarlas.

Incluso, hay compañías como la de Nathan Myhrvold – fundador de Microsoft – a las que se les refiere como “ogros de patentes”, pues su actividad misional es recolectar patentes, licenciarlas y en muchos casos gestionar las múltiples demandas contra compañías que infringen patentes que los poseen.

La única manera de competir en un mercado globalizado es entendiendo que el negocio de cualquier compañía es la capacidad de generar, proteger y mantener los avances propietarios o la propiedad intelectual. De crear conocimiento, no productos. Muchas innovaciones locales, que pretenden competir globalmente, no tienen patentes globales.

Los Colombianos tienen su arsenal de innovaciones como ropa interior sin costuras, maletas y carteras con diseños especiales o innovaciones funcionales, empaques desarrollados para la conservación de alimentos, software desarrollado por empresas locales, agroquímicos creados para las condiciones climáticas del trópico y hasta artesanías desarrolladas por comunidades con diseños excepcionales. Pero pocas o ninguna están patentadas. “Los Colombianos tienen su arsenal de innovaciones, pero pocas o ninguna están patentadas globalmente.”

Hay riesgos también de mercado. Colombia es un país especialista en “me-too competition” (competencia yo-también), es decir, en imitar conceptos de negocio ya existentes en otros mercados. Mientras las compañías continúen teniendo una debilidad en investigación y desarrollo de productos, tenderán a imitar y son susceptibles de incurrir en riesgos de carácter legal cuando sus competidores foráneos lleguen a los mercados y se encuentren con diseños, patentes o nombres infringidos. Los chinos han comenzado a ver este tipo de situaciones, una de las más conocidas es la demanda de Starbucks Xing Ba Ke Coffee Shop Co, cuyo nombre en Mandarín se escribe y pronuncia igual al de la cadena americana.

¿Cómo es el negocio?
El negocio del futuro es licenciar propiedad intelectual o conocimiento. Licenciar marcas o avances propietarios que han sido patentados y están protegidos permite explotar el conocimiento sin la necesidad operativa de crear una empresa. También hay un atractivo especial para vender empresas que han generado conocimiento propietario, lo han legitimado con una patente y por esto son blancos de adquisición por otras empresas.

Cristina Aguilera – la cantante- patentó hace 3 años 450 productos con su nombre. Paris Hilton patentó una línea de joyería y las famosas gemelas Mary-Kate y Ashley Olsen tienen toda una línea patentada de productos con ventas de US$300 millones al año. Ellas no tienen una planta de producción, solo marcas y patentes. Así mismo, en este momento hay una carrera para hacer viable los viajes comerciales al espacio. Richard Branson – el empresario y aventurero británico –, anunció hace varios meses que licenciaría la tecnología desarrollada por Scaled Composites (creadores del SpaceShipOne) para crear su nueva “aerolínea” Virgin Galactic (www.virgingalactic.com ) – la segunda generación de su actual aerolínea Virgin Atlantic.

En materia de adquisiciones, la protección de propiedad intelectual ha jugado un papel crítico en el negocio del “flipping” o venta relámpago. El enfoque de crear una compañía capaz de generar una innovación que complemente la línea de productos de una empresa de mayor tamaño o que aproveche debilidades de esta – y luego venderla – presenta oportunidades enormes. La única manera como compran a una compañía de estas es si el conocimiento está patentado, si es real y no es imitable. La patente legítima que esa persona y/o empresa tiene el conocimiento único y protegido sobre la innovación.

Cabe anotar que las patentes, dentro del grupo de activos intangibles de una compañía, son una de las principales razones por las cuales unas compañías compran a otras compañías. Las más reciente ola de fusiones y adquisiciones colombiana está relacionada con consolidación, economías de escala o activos tangibles. Aún está por verse qué compañías pequeñas e innovadoras comiencen a patentar sus invenciones y a venderlas a compañías más grandes con bolsillos profundos.

¿Qué hacer?
Asesórese de expertos para conocer las mejores prácticas en administración de propiedad intelectual. El Grupo de Global Best Practices de PricewaterhouseCoopers tiene un conjunto de seis mejores prácticas para esto que son:

Mejores prácticas para la gestión de la propiedad intelectual
A. Conducir un inventario anual para identificar propiedad intelectual valiosa que soporte las metas del negocio
B. Usar un portafolio de patentar estratégicamente para maximizar su valor
C. Vincular proyectos de investigación y desarrollo con las estrategias corporativas
D. Limitar la revelación de secretos industriales a través de políticas corporativas y sanciones legales
E. Salvaguardar secretos industriales de terceros mediante accesos restringidos y acuerdos con proveedores
F. Defender propiedad intelectual transmitida electrónicamente con acciones que apunten a amenazas específicas

Incentivo Local
Hace algunos meses se realizó una iniciativa de la Superintendencia de Industria y Comercio para motivar el registro de patentes. Según lo anunció este organismo, los inventores nacionales se podrán beneficiar de un descuento del 75% en el valor de los trámites, al pasar de $463.000 a $115.750. La decisión, que busca incentivar la innovación tecnológica y acceder a los mecanismos de protección del sistema de propiedad intelectual, cobija a personas naturales, mipyme, universidades y centros de investigación.

*Andrés Naranjo es un gerente de PricewaterhouseCoopers Advisory en temas de Efectividad Financiera y Operacional. andres.naranjo@co.pwc.com


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?