| 7/3/2016 12:01:00 AM

¿Qué diablos es el Ebitda?

Si está incursionando en la bolsa ya se habrá encontrado con esa palabrota más de una vez. Dinero le explica qué significa pero sobre todo para qué le sirve.

Si el perro es el mejor amigo del hombre, el Ebitda es el gran aliado del inversionista. Sobre todo a la hora de buscar ganancias. Los analistas y traders profesionales usan las relaciones entre el Ebitda y otros indicadores financieros para saber qué tan atractivas son las acciones de una compañía.  

Por sus siglas en inglés Ebitda literalmente traduce ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. En otras palabras muestra, aproximadamente, cuántas ganancias es capaz de generar una compañía solamente por sus actividades en un mundo hipotético sin impuestos ni deuda. Es decir, el resultado de restarle los costos y gastos a las ventas de una empresa.

Su mayor ventaja es que facilita las comparaciones y las comparaciones son la mano derecha de muchos a la hora de decidir si es el momento de comprar o es el momento de vender. No son el único factor a tener en cuenta pero aprender a leerlas puede ahorrarle errores de principiante en el mundo de las finanzas.  

¿Cómo se calcula el Ebitda? 

La fórmula básica es que a los ingresos totales se le restan los gastos operativos y los no operativos. En la gráfica por ejemplo, está el Ebitda de Celsia para el primer trimestre del año. 

Fuente: Celsia

Así es como los duros de la bolsa le sacan el jugo al Ebitda

El Ebitda es tan conocido y universal que aunque no es obligatorio revelarlo, la mayoría de compañías lo calcula y lo comparte con los inversionistas como parte de los resultados financieros. Los informes de las comisionistas para sus clientes suelen tener muchas referencias al indicador por esa misma razón.

El Ebitda casi nunca aparece solo en los informes, por lo general está expresado en relación con otro indicador en lo que se conoce como ratios o múltiplos. Esos múltiplos son los que permiten comparar acciones de una misma industria o de un mismo país.  Aquí hay algunos de los más comunes:

  • Deuda Neta/Ebitda

Muestra qué tan fácil es para una compañía pagar sus deudas o, visto de otra manera, cuántos años le tomaría pagar sus deudas si dedicara toda su caja solamente a hacerlo. Entre más alto, más malo. Algunas veces ese indicador es seguido por las calificadoras de riesgo para saber si una compañía puede mantener o no su grado de inversión.   

  • EV (Enterprise Value)/Ebitda

Esta medida incluye la capitalización de mercado (el valor en bolsa) y permite saber si una acción está sobrevalorada o no. Entre más ‘inflado’ esté el valor de una firma, más alto será el número final.

Uno de sus principales usos prácticos está en las adquisiciones. Cuando una compañía que está en bolsa decide comprar otra más pequeña normalmente revela cuántas veces ebitda pagará en la transacción. Este dato permite a los expertos hacer estimaciones sobre qué tan buen negocio se está haciendo, si se está comprando una ganga o por el contrario se está pagando de más.

  • Margen Ebitda

De todos los ingresos que recibe una compañía cuántos se convierten realmente en ganancias operativas, esa es la pregunta que resuelve el margen Ebitda. Este indicador se calcula como la relación entre el Ebitda y las ventas o ingresos totales.

Se usa para estudiar la evolución aproximada de la rentabilidad de una compañía a lo largo del tiempo. Así algunos analistas siguen la evolución del margen a lo largo del tiempo para saber si la compañía es más eficiente o menos.    

  • Relación de cobertura

Es la relación entre los intereses que pagan las compañías por sus deudas y el Ebida que generan. Los mercados suelen usar este indicador para revisar la salud de las finanzas de las compañías. Para algunos analistas el resultado de la división debería ser superior a las 5 o 6 veces.

  • Precio/Ebitda

Es menos conocido que los anteriores pero permite estimar aproximadamente cuánto tiempo le va a tomar recuperar la inversión. Entre más bajo sea el resultado mejor.

También permite analizar compañías que cierran el ejercicio con pérdidas pues normalmente el Ebitda es positivo.   

¿Dónde puedo consultar esos múltiplos?

En informes especializados. Normalmente las compañías incluyen solo algunos de los ratios más populares sobre el Ebitda en sus informes de resultados y son los profesionales los que hacen el resto de los cálculos.

Muchas veces las firmas comisionistas comparten esos cálculos con sus clientes como parte del servicio de asesoría, incluso si se trata de clientes de e-trading. También hay servicios especializados de información que entregan a sus clientes esas comparaciones. En algunas ocasiones, pero no siempre, las bolsas de valores publican informes con ese tipo de datos.  

El Ebitda tiene límites: Hay que usarlo con precaución

Este concepto es útil pero no súper poderoso, una prueba de eso es que es inútil para analizar compañías financieras o bancos. ¿Por qué? Porque la fuente principal de ingresos de los bancos es el cobro de intereses pero los intereses no se calculan dentro del Ebitda. Para medir a esas industrias los expertos utilizan otros indicadores.

El Ebitda puede ser positivo incluso en compañías que están generando pérdidas por lo que múltiplos saludables no garantizan que una acción vaya a dar dividendos.

El Ebitda también aísla tres elementos que son muy importantes para cualquier compañía: sus políticas contables, su carga de deuda y el nivel de impuestos. Los impuestos, en especial las reformas tributarias pueden hacer que una compañía pase del verde al rojo, las deudas también pueden llevar a una firma a enfrentar problemas y las políticas contables pueden distorsionar el resultado final.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?