| 12/10/2015 12:00:00 AM

Cuando los problemas de Conalvías afectaron a por lo menos seis bancos

Dinero revive las historias más destacadas de 2015: Bogotá, Corpbanca, Colpatria, Davivienda, Bancolombia y Pichincha están en la lista de acreedores del Grupo Conalvías, que actualmente está en reorganización. Si bien la mayoría asegura que este evento no los pone en riesgo, muchos han tenido que aumentar sus provisiones y otros reconocen que se trata de sumas importantes.

Conalvías era hasta hace poco una de las empresas más importantes del sector de la construcción con participaciones en obras como Ruta del Sol III, sin embargo, sus problemas financieros la llevaron a entrar en un proceso de reorganización que hoy tiene la atención de seis bancos.

Lea también: Lo que faltaba, Conalvías es la caída de un titán de la ingeniería civil

Banco de Bogotá, Corpbanca, Colpatria, Davivienda, Bancolombia y Pichincha están en la lista de acreedores. La mayoría de ellos asegura que este evento no los pone en riesgo pero algunos reconocen que se trata de sumas importantes. 

La Superintendencia de Sociedades admitió en reorganización a cuatro empresas del grupo constructor: Conalvías Construcciones, Conalvías Equipos, Fincon e Inversiones Conalvías. Esta última reportó a la Superintendencia de Sociedades en octubre que sus deudas vencidas con la banca llegaban a $165.371 millones. Sin  embargo, el tamaño de las obligaciones totales con el sector podría ser mayor a juzgar por lo que han dicho los bancos.

“Tenemos una pequeña exposición a Conalvías en comparación con algunos de nuestros pares de mayor tamaño. Nuestra exposición está cerca de los US$40 millones y el nivel de 1,6 a 1,7 de costo de riesgo incorpora tener provisiones sustanciales a Conalvías en lo que queda del año”, dijo Diego Fernando Solano CFO de Grupo Aval durante una conferencia con inversionistas.

Bancolombia dijo en su conferencia de inversionistas que Conalvías le debe unos $290.000 millones lo que implicó la obligación de hacer provisiones para el tercer trimestre por $86.000 millones. Las provisiones totales para el cierre del año por este tema podrían llegar a los $180.000 millones.

“Esperamos que en marzo de 2016 tengamos una fórmula o un calendario de los pagos, estamos esperando la definición del proceso de reorganización. Nuestra posición en este momento es el equivalente en pesos de US$50 y hemos hecho provisiones por el 35% de esa cifra”, dijo el vicepresidente de crédito corporativo de Davivienda Reinaldo Romero a inversionistas.

Colpatria habría sido uno de los últimos en entrar a participar de la financiación de la firma, por invitación de otro banco, y aunque la suma adeudada es grande no representa un riesgo significativo para la entidad, dijo una fuente que prefirió no ser identificada por no ser vocera oficial. Corpbanca confirmó que es parte de los afectados pero prefirió no comentar.

Diversos observadores del sector creen que los problemas de Conalvías podrían generar un ‘efecto’ en la banca y algunos constructores ya están sintiendo una mayor exigencia a la hora de pedir créditos.

El paso siguiente es la graduación y calificación de créditos, un proceso que podría ocurrir dentro de cuatro meses si todo sale según lo previsto.

¿En qué consiste? Las empresas en reorganización le cuentan al promotor cuánto deben y a quién, mientras que los acreedores sustentan con papeles en mano en cuánto valoran ellos las deudas. Al final el promotor toma decisiones basándose en las pruebas de lado y lado y lo que se obtiene es una lista con las deudas reconocidas. La lista es después aprobada por la Superintendencia de Sociedades. Cuando esto termina sigue la firma del acuerdo de reorganización y en ese momento se sabe a cuánto tiempo se pagarán las deudas.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?