| 6/27/2016 2:48:00 PM

Dólar supera los $3.000 como consecuencia del Brexit

En la jornada de hoy prevaleció la aversión al riesgo en los mercados internacionales, motivada por la incertidumbre sobre las consecuencias políticas y económicas de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Los inversionistas están preocupados por el impacto económico de esa decisión, que podría desencadenar una recesión en el Reino Unido  y en Europa, con consecuencias desfavorables para el comercio internacional, la actividad económica mundial y la estabilidad financiera global.

La menor confianza de los inversionistas y los consumidores  puede afectar de manera negativa la demanda, la sostenibilidad de las finanzas públicas, la financiación externa y el crecimiento en esos países, con consecuencias desfavorables sobre los resultados de sus instituciones financieras. Para contrarrestar estos choques desfavorables, los mercados prevén que la política monetaria permanecerá laxa en las economías desarrolladas más grandes, lo cual implica que las tasas de interés seguirán en los mínimos históricos que han alcanzado o inclusive más bajas (negativas), por un período más prolongado que el esperado antes del referendo británico.

Como efecto de la decisión de la mayoría de los británicos de abandonar la Unión Europea (Brexit), la agencia calificadora Standard and Poor‘s (S&P) rebajó dos grados la nota de la deuda del Reino Unido, de AAA a AA, con el argumento de que ahora el “marco político” del país es “menos predecible, estable y efectivo”, al tiempo que su economía tiene unos “mayores riesgos de un deterioro acentuado de las condiciones de financiación externas”.

Existe también el temor de que el voto favorable al abandono desencadene el clamor por una serie de referendos similares en otros países europeos, que en caso de resultar favorables a la partida, acabaría con la Unión Europea. Los analistas políticos temen además que el auge de los movimientos nacionalistas enemigos de la inmigración y el establecimiento, ponga en peligro la estabilidad del orden político liberal occidental, construido desde el final de la Segunda Guerra Mundial por los países europeos más desarrollados y los Estados Unidos.

Por estas razones, los inversionistas tienen una baja tolerancia al riesgo en los mercados internacionales, lo cual los llevó a refugiarse en activos seguros, como la deuda pública de los países con bajo riesgo soberano –Estados Unidos, Alemania y Japón– y el oro. Esta preferencia los lleva a liquidar posiciones en activos riesgosos, como las acciones –sobre todo de los bancos– y las materias primas. Por esta razón, mientras que los índices de las principales bolsas del mundo y el precio del petróleo cayeron en la jornada de hoy, la deuda pública de bajo riesgo se valorizó y el dólar y el Yen se fortalecieron frente a la mayoría de las monedas en el mundo.

Como consecuencia de estas tendencias globales, el precio del dólar hoy se negoció en promedio en el mercado  interbancario colombiano  a $3.024,81, lo cual significó una depreciación de 1,8% diario de la moneda nacional.

Es probable que el pesimismo, la volatilidad y la aversión al riesgo persistan en los próximos días en los mercados internacionales, mientras se definen los mecanismos de la salida y se precisa la magnitud de sus consecuencias.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?