| 11/18/2015 3:30:00 PM

Pequeños inversionistas de Ecopetrol esperaban recuperar parte de las pérdidas

Tras el desplome de precios muchos inversionistas de Ecopetrol habían decidido no vender a mediados de noviembre con la esperanza de que los precios reaccionaran y sus pérdidas disminuyeran. Esta es una de las historias destacadas de Dinero en 2015.

Las acciones de Ecopetrol completan ya una semana cerrando por debajo del precio de su primera salida a bolsa en 2007 y esta semana se transan cerca de los $1.300. Para los miles de colombianos que invirtieron con la compañía y dejaron pasar la oportunidad de vender en la bonanza, la promesa de duplicar sus ahorros se convirtió en un mal negocio. 

Afectadas por el desplome de los precios del crudo, las ganancias de la petrolera se han reducido y en el último trimestre sumaron $654.000 millones, 62% por debajo de lo registrado un año atrás. En línea con esta coyuntura las cotizaciones han caído de manera casi ininterrumpida desde que comenzó el año.   
 
“A mí me llegaba mensualmente el rendimiento en acciones y pensaba que era buen negocio porque veía que mensualmente eran $15 millones y luego fueron 16 y 17. Llegó un momento en que tuve $22 millones. Pero empezaron a bajar y ahí me desilusioné”, dijo María Eugenia Rodríguez, quien le apostó a la compañía en pleno auge.  “No las vendí en el momento en que era una buena alternativa porque veía que podía tener un ahorro, que ese ahorro estaba incrementando y que ningún banco me iba a dar esa utilidad. Pero cuando se vinieron al suelo no hubo tiempo de nada”, agrega. Rodríguez ya no tiene esperanzas de aumentar su capital con esa inversión pero no venderá pues cree que con el tiempo puede recuperar parte de las pérdidas. 

Las dos emisiones de Ecopetrol fueron en su momento ampliamente demandadas no sólo por inversionistas profesionales sino también por personas del común que vieron una oportunidad de negocio. A finales de 2012 la compañía llegó a tener más de 440.000 accionistas y aunque ese número cayó a 392.000 a mediados de 2015 más del 99% de los dueños de la firma son personas naturales que en conjunto controlan apenas el 3,4% del total. Buena parte de los inversionistas tiene paquetes de menos de 2.000 acciones.    

“En el momento en que las compré no se veía que el petróleo fuera a bajar o que fuera determinante en el precio de la acción porque se veía como una empresa sólida, siempre la vimos como la empresa de los colombianos. Todo se podía caer menos Ecopetrol”, dijo Inés González quien invirtió $28 millones de una herencia familiar en la especie cuando las acciones estaban en unos $3.300. González decidió asumir que perdió más de la mitad de su inversión inicial pero dejará las acciones quietas, esperando que la pérdida disminuya. 

“Esta es una historia repetida de muchas personas que de la esperanza pasamos a una desesperanza porque ya no hay como recuperar ese dinero, eso es una pérdida y no se ve un panorama cercano de recuperación”, agrega González

La mayoría de analistas coinciden en que los precios del petróleo no volverán a superar la barrera de los US$100 por barril y las perspectivas sobre la industria no son las mejores. Para el caso de Ecopetrol la incertidumbre también ronda entre los expertos. Seis de las 16 entidades financieras que recopila Bloomberg tienen perspectivas negativas sobre la acción, en contraste con 2 que recomiendan comprar a sus clientes. 

Los analistas también divergen sobre cómo evolucionará el precio en los próximos meses. La gama va desde los muy pesimistas como Goldman Sachs, que espera 1.275,01, hasta quienes ven una buena oportunidad de rebote como Grupo Santander, con un precio objetivo de $2.248. Sin embargo, en las cuentas de ninguno de ellos está el regreso de la época dorada en que los inversionistas se preguntaban si su acción llegaría a los $6.000. 
     

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?