| 11/13/2013 5:15:00 AM

¿Se quedó corta la Reforma Tributaria?

Las necesidades económicas del Gobierno Nacional podrían desembocar en un anuncio de una nueva Reforma Tributaria. ¿Qué se avecina?

Una de las promesas del presidente Juan Manuel Santos durante su campaña presidencial fue, no incrementar los impuestos, sin embargo el año pasado se firmó una Reforma Tributaria, que de acuerdo con el Gobierno, busca la equidad.

Este año, el jefe de Estado se ha visto abocado a algunos inconformismos sociales que terminaron en subsidiados agrarios. Adicionalmente, el proceso de paz camina por un buen rumbo, aunque sólo van dos acuerdos de seis, que podría terminar en la firma del cese del conflicto y la reinserción a la vida civil de miles de combatientes. Este panorama lleva a una pregunta, ¿de dónde saldrán los recursos para todo eso?

El libro de Juliana Castellanos, docente del Politécnico Grancolombiano, "¿Cuánto nos cuesta la guerra?", revela las cifras que invierte el Gobierno en el conflicto armado contra los grupos ilegales. Según su investigación de más de dos años, el país ha puesto en esta materia unos $230 billones en los últimos diez años.

Otros datos revelados por la autora destacan que la reinserción de un ex combatiente le cuesta al país $20 millones y que la protección de niños y niñas desvinculados a los grupos ilegales podría estar cercana a los $139 mil millones desde el 2003.

Ahora, multiplique esas cifras por los más de 16 mil combatientes que podría tener las Farc según estimaciones de hace 10 años. ¿De dónde saldrán los recursos?, el Gobierno no lo ha dicho, quizás porque hasta no firmar la paz no se puede dar por hecho, sin embargo, algunos empresarios y entidades ya empezaron a hacerse ese cuestionamiento.

El presidente de Anif, Sergio Clavijo,
no se aventura a dar una opinión sobre el tema, pero advierte que en este caso hay que analizar todos los costos que se generan a raíz del proceso de paz, como por ejemplo, el valor de las tierras y las movilizaciones.

Recientemente y durante el “Foro de Presidentes: Líderes para Líderes”, el presidente de Davivienda, Efraín Forero, consideró que la estructura fiscal actual se debe revisar y que con todas las obligaciones que tiene el Estado y las que se avecinan podría presentarse un desequilibrio.

"Hay una Estructura fiscal que está pendiente por revisar y no sólo por el tema del proceso de paz, sino por las obligaciones derivadas de los subsidios agropecuarios, también hay que verificar los gastos y los ingresos de la Nación”.

Para el banquero, el Gobierno irremediablemente deberá plantear una reforma fiscal.


Pero no es el único con esta percepción. El tributarista Horacio Ayala señala que la Nación desaprovechó con la Reforma Tributaria, aprobada en 2012, aumentar el recaudo sin que esto implique incrementar los impuestos o las tarifas de los mimos.

“No sólo se debió corregir el tema de los parafiscales. En el Estatuto Tributario hay mucho campo para nivelar impuestos, para que estos sean más generalizados”.

Se refiere, por ejemplo, a los regímenes especiales, a las zonas francas, y a la estabilidad jurídica de la que gozan algunos sectores y que impiden mayor recaudo.

De acuerdo con Ayala, si se corrigieran estos ítems, el recaudo en Colombia podría aumentar un 20%. En 2012, por impuestos, el país obtuvo ingresos por $199 billones, es decir que con ese incremento se obtendrían casi $40 billones más.

La pregunta es, ¿son suficientes?, quizás no! pero el Gobierno, según estos expertos, necesitaría de manera urgente recursos para atender todas las necesidades que se derivarán del post-conflicto, los subsidios al agro, la reforma a la salud, pensiones, y uno que otro decreto de primas especiales para los funcionarios del Estado. En pocas palabras, no se sorprenda si se anuncia una nueva Reforma Tributaria.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?