| 5/23/2012 10:00:00 AM

Inversionistas desesperados “le caen” a Facebook

La empresa, su presidente ejecutivo Mark Zuckerberg y varios bancos, encabezados por Morgan Stanley, fueron demandados por un grupo de accionistas que creen que la firma escondió débiles pronósticos de crecimiento antes de su oferta pública inicial de acciones (OPI) por US$16.000 millones.

Los inversionistas creen que la empresa escondió durante el proceso de promoción de la oferta, "una aguda y pronunciada baja" de los pronósticos de ventas de Facebook, debido al creciente uso de su sitio en dispositivos móviles, donde el negocio de publicidad aún no está desarrollado.

La demanda fue presentada en la Corte de Distrito de Manhattan, según un abogado de los querellantes. El día anterior, otro inversor presentó una querella similar en un tribunal del estado de California, según una firma jurídica involucrada en ese caso.

En la demanda de Nueva York, los accionistas afirman que analistas de investigación de varios agentes colocadores habían bajado sus previsiones para Facebook durante el proceso de la OPI, pero que esos cambios se "revelaron de forma selectiva por parte de los demandados a ciertos inversores preferentes" en lugar de informar al público de manera general.

"El valor de la acción común de Facebook ha caído sustancialmente y los demandantes (...) han sufrido daños sostenidos como resultado", dice la demanda.

Representantes de Facebook y de Morgan Stanley no respondieron inmediatamente las solicitudes para que comentaran la información.

Facebook debutó en la bolsa la semana pasada y desde entonces sus acciones han perdido un 18,4% desde su precio inicial de US$38 en los primeros tres días de operaciones, lo que reduce el valor del papel vendido en la OPI en más de US$2.900 millones.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?