| 9/3/2012 12:20:00 PM

Europa cierra optimista sobre nuevos estímulos del BCE

Las principales bolsas del continente europeo cerraron la primera jornada del mes al alza a la espera de la decisiva reunión del Banco Central Europeo (BCE) del próximo jueves.

Los inverionistas esperan que a fines de esta semana se aprueben nuevos estímulos, mientras Alemania enfrió los ánimos insistiendo que la compra de deuda soberana de los países en crisis de la zona del euro por el BCE no es la solución al problema.

En la última recta de la sesión los dichos del presidente del BCE, Mario Draghi ante el parlamento europeo en los que mostraba la predisposición del BCE a comprar deuda a corto plazo animaron a los inversionistas.

En este contexto, el indicador que mostró los mayores avances fue el Cac 40 de París que subió un 1,19%, mientras que el FTSE Mib de Milán ganó 1,10%. Le siguen en la lista el FTSE 100 de Londres que obtuvo 0,82%.

Con ganancias un poco menores, el Dax de Frankfurt registró una variación positiva de 0,63%.

Sólo el Ibex de Madrid frenó el espectacular rally que se anotó el viernes, con una leve caída de 0,04% debido a reformas del sector financiero.

Hoy el presidente del BCE ha comparecido a puerta cerrada por la proximidad de la decisión del Consejo de gobierno de la institución monetaria este jueves, aunque los eurodiputados han explicado algunos detalles de su alocución en el interior de la sala.

Draghi defendó, como ya hiciera el pasado 2 de agosto, que la compra de bonos del mercado secundario esté sujeta a "estricta condicionalidad", esto es, la petición de los países y la intervención del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), la principal diferencia entre la compra de bonos que propugna Draghi y la que tuvo lugar en la época de Jean-Claude Trichet.                                                                
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?