| 12/23/2013 6:00:00 AM

Bolsas de Asia subieron con cautela

Alentadas por unos máximos históricos alcanzados el viernes en Wall Street, aunque un racionamiento del crédito en China creaba cierta incertidumbre.

Un alivio temprano frente a una caída en las tasas de referencia del préstamo de dinero a corto plazo en China se evaporó cuando estas volvieron a subir hasta alcanzar un 9,8 por ciento en un momento.

Sin embargo, las acciones en Shanghai lograron rebotar un 0,4 por ciento, aliviando el efecto para toda la región.

Los volúmenes de negocio eran muy ligeros con Tokio cerrado el lunes y con la Navidad casi encima. El índice principal de Corea del Sur sumaba un 0,6 por ciento, mientras que los futuros del S&P 500 ganaban un 0,3 por ciento.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas se afirmaba un 0,4 por ciento.

La confianza era apoyada por datos optimistas sobre el crecimiento económico de Estados Unidos y la resistencia de las acciones a la decisión de la Reserva Federal de comenzar a reducir sus compras de bonos.

En los mercados de divisas, el dólar cotizaba a 104,05 yenes después de anotar la semana pasada un máximo en cinco años de 104,64 unidades.

El euro subía levemente a 1,3678 dólares, pero muy por debajo del máximo de la semana pasada de 1,3811 dólares.

La moneda única fue sacudida brevemente el viernes cuando la agencia Standard & Poor's redujo la calificación a largo plazo de la Unión Europea a "AA+" desde "AAA", citando el aumento de las tensiones en las negociaciones presupuestarias.

En Asia, la atención se concentraba en China después de que el banco central del país buscó aliviar el temor a una crisis de liquidez el viernes, diciendo que había inyectado 50.000 millones de dólares en el mercado interbancario en el curso de tres días.

El crecimiento rápido del crédito en la segunda economía más importante del mundo ha preocupado a las autoridades chinas, que temen que el aumento de los niveles de endeudamiento esté alimentando burbujas de activos.

En los mercados de materias primas, el oro perdía atractivo por el comienzo de la reducción del estímulo en Estados Unidos y una falta general de presión inflacionaria global.

El metal precioso cotizaba a 1.201,30 dólares la onza luego de caer a un mínimo en seis meses de 1.187,80 dólares la semana pasada. Si los precios se mantienen en este nivel el metal habría caído un 28 por ciento este año, su mayor pérdida anual en 32 años.

Por el contrario, los precios del petróleo han sido apoyados por una perspectiva positiva para la demanda de combustible en Estados Unidos y la reducción de la oferta libia. El crudo Brent de Londres subía un centavo a 111,78 dólares el barril, sumándose a una ganancia de casi un 3 por ciento registrada la semana pasada.

El petróleo estadounidense restaba 12 centavos, a 99,20 dólares el barril.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?