Dinero.com Revista Dinero

Nicolás Maduro, Canciller de Venezuela.

| 12/12/2012 2:20:00 PM

Venezuela duda de Maduro ante ausencia de Chávez

Hugo Chávez dejó a venezuela sumergida en una situación de incertidumbre que, a diferencia de otras ocasiones, luce más urgente porque el popular mandatario puede quedar inhabilitado para ejercer el cargo si su enfermedad se complica.

La urgencia y dramatismo de su partida no sólo quedo retratada en la designación de su vicepresidente Nicolás Maduro como su sucesor por primera vez en año y medio de combate por la enfermedad, sino por las lágrimas derramadas por el alto funcionario en un acto de campaña del candidato a la gobernación del estado central de Miranda, Elías Jaua.

"Chávez tiene un pueblo, nos tiene a nosotros y nos tendrá por siempre en esta batalla de victoria en victoria", dijo Maduro entre lágrimas ante un grupo de partidarios oficialistas, algunos de los cuales también lloraban. "Con nuestra lealtad, hasta más allá de esta vida vamos a ser leales a Hugo Chávez".

Ahora, el fiel y discreto vicepresidente y canciller de Chávez quedó a cargo del país, pero analistas consultados por The Associated Press dudan que él tenga el suficiente liderazgo para contener las pugnas por el poder que hay entre los grupos civiles y militares del chavismo, y para levantar el ánimo y darle tranquilidad a los partidarios del gobernante que se encuentran muy agobiados por su recaída.

También dudan que la situación política que deja la ausencia de Chávez le permita a Maduro profundizar el modelo socialista por el gigantesco déficit fiscal y posibles ajustes en materia cambiaria, tributaria y de precios, que están en el aire tras la partida del mandatario.

Al describir las cualidades que lo llevaron a delegar en Maduro el mando político del país, el mandatario, de 58 años, lo describió el sábado como "un revolucionario a carta cabal, un hombre de una gran experiencia a pesar de su juventud, de una gran dedicación al trabajo... para la conducción de grupos, para manejar las situaciones más difíciles".

El analista político, Vladimir Villegas, dice que la decisión que tomó Chávez de delegar en Maduro era previsible debido a que es "un cuadro con proyección internacional, es un cuadro con formación política e ideológica, con experiencia política, muy cercano al presidente" desde el fallido golpe militar que él encabezó en febrero de 1992.

Villegas agregó que la formación que tuvo Maduro en su juventud como dirigente sindical del metro de Caracas será fundamental en esta etapa en la que tendrá que mostrar sus dotes de gran negociador.

Aunque Maduro, de 50 años, es identificado como de izquierda radical y muy afín al modelo del gobierno cubano, Villegas señaló que cree que el vicepresidente, a quien conoce desde la adolescencia, "sabrá dosificar su radicalismo".

"Maduro debe entender que para el manejo del poder las circunstancias son fundamentales, y esta circunstancia va a obligar a andar con cuidado", dijo Villegas "Él tiene que hacer mérito ahora para mantener la confianza de la base del chavismo y para neutralizar a los sectores que van a apostar, seguramente a lo interno, a que no le vaya bien".

Luis Vicente León, directivo de la encuestadora local Datanálisis, dijo que Maduro puede heredar el poder político, "pero definitivamente no puede heredar el carisma" de Chávez, que ha sido fundamental para mantener cohesionados a los diversos grupos que hay en el chavismo que van desde los izquierdistas civiles más radicales, los moderados, hasta las facciones militares, dijo el experto.

"Hay que ver como van a reaccionar los grupos que generan resistencia a Nicolás Maduro dentro del chavismo, y esa es una información que sólo vamos a saber cuando Chávez no esté", dijo León a la AP. "Las divisiones internas podrían hacer inestable a la revolución en el futuro".

Al anunciar la segunda recaída del cáncer en diez meses, Chávez dijo que se sometería en los próximos días a una nueva operación, la cuarta en año y medio, pero no indicó cuándo sería, ni cuánto tiempo se extenderá su convalecencia y si podrá estar en el país para el 10 de enero, cuando está prevista la toma de poder para un cuarto período presidencial de seis años.

En medio de esa situación han surgido innumerables interpretaciones legales sobre si Maduro puede iniciar el cuarto mandato de Chávez ante una posible inhabilitación temporal, o si se debe llamar a elecciones en 30 días en el caso de una falta absoluta del gobernante electo, tal como prevé la Constitución.

En su discurso al país del sábado dijo que si se presentara "alguna circunstancia sobrevenida" que lo "inhabilite" para continuar al frente de la presidencia en el final de su tercer mandato, que culmina en enero, y "sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo... Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir como manda la Constitución el período, sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total es que en ese escenario, que obligaría a convocar, como manda la Constitución, de nuevo a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente".

Henrique Capriles interpretó el discurso de Chávez como un llamado a que Maduro gobierne el cuarto período que ganó Chávez en octubre y dijo el domingo que "en la Constitución no se plantea la figura de la sucesión porque quien decide es el pueblo. Aquí en Venezuela cuando una persona se separa de su cargo la última palabra la tiene el pueblo porque estamos en Venezuela y no en Cuba. Aquí no se puede hablar de sucesores".

La recaída de salud de Chávez se da a escasos días de las elecciones regionales en las que el oficialismo está apostando a aplastar a la oposición, aún golpeada por la derrota en los comicios presidenciales del 7 octubre, para arrebatarle algunas de las ocho gobernaciones que controla, y derrotar a Capriles, que está optando a la relección en Miranda.

El encuestador León cree que si Capriles pierde la gobernación de Miranda, ello representaría un duro golpe para la oposición que perdería al segundo mayor estado del país.

El analista sostuvo que una seguidilla de derrotas puede llevar a la oposición a "replantear" el liderazgo de Capriles, de 40 años, lo que podría complicar el panorama de los opositores ante una posible convocatoria de nuevas elecciones presidenciales al no tener un candidato fuerte y listo al momento de la convocatoria electoral.

Jaua anunció en la víspera que el oficialismo apuesta a ganar las 23 gobernaciones del país para lograr el avance de la "revolución" y del modelo socialista.


El analista Villegas dijo que en el caso de que Chávez no pueda seguir adelante en la presidencia duda de que Maduro pueda seguir con la profundización del modelo socialista.

"Lo prioritario será la conservación de la estabilidad política para lo cual será necesario entrar en negociación con factores internos y sectores incluso de la oposición", dijo Villegas.

El profesor de economía de la Universidad Católica Andrés Bello, Ronald Balza, duda de que un gobierno de Maduro pueda plantearse una profundización de su modelo socialista en medio de la situación de incertidumbre generada por la recaída de salud de Chávez y la existencia de graves problemas económicos como un gran déficit fiscal, que analistas y bancas de inversión estiman alrededor de 15% del producto interno bruto.

"El socialismo por su poder destructivo es extremadamente costoso", dijo Balza a la AP explicar que ante los problemas fiscales que tiene el gobierno es muy posible que se concentre en atender los gastos prioritarios.

"Ante la enfermedad de Chávez y el riesgo de una elección a futuro se hace muy poco probable que veamos una devaluación y un programa de ajuste en el corto plazo porque no es políticamente viable", dijo León al reconocer que aunque es importante el problema cambiario, que se ha generado por las reducciones en las entregas de divisas oficiales, no cree que se adopten medidas radicales en esa materia.

El analista indicó que cree que el gobierno ampliará la entrega de dólares para aliviar las presiones en el mercado cambiario y evitar que se pueda complicar en los próximos meses la escasez de alimentos y bienes importados que se ha vuelto recurrente en los últimos cuatro años debido a los controles de precios y de cambio que están vigentes desde 2003.

Desde noviembre pasado en el mercado cambiario se han registrado fuertes presiones luego que el gobierno redujo progresivamente la entrega de dólares oficiales. Esa situación originó crecientes rumores sobre una posible devaluación y presiones en el llamado mercado negro que llevaron la cotización de la divisa estadounidense a más de triple del tipo de cambio oficial de 4,30 bolívares por dólar.

La mayoría de los analistas y bancas de inversión coinciden en que ante la situación de incertidumbre que impera en el país el gobierno optará en esta etapa por nuevos endeudamientos locales y externos para tratar de palear el déficit fiscal y posponer las medidas de ajuste.

AP

                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×