| 6/6/2014 7:33:00 AM

Vodafone asegura que todos los teléfonos están "chuzados"

En un informe de 20 páginas en el que reconoce su cooperación con las agencias de inteligencia estatales, Vodafone anuncia que hay cables secretos conectados a su red que permiten seguir y grabar las conversaciones e incluso localizar a la persona escuchada.

El gigante de las telecomunicaciones británico Vodafone reconoció que todas las conversaciones telefónicas en los 29 países que opera son escuchadas y grabadas por los servicios de inteligencia gubernamentales.

Vodafone reconoce que se ha enfrentado a una "tensión constante" para aplicar la legislación de los diferentes países y cumplir las "expectativas" de los gobiernos.

"Negarse a cumplir la legislación de un país no es posible", admitió.

Según Vodafone, en media docena de países donde opera --aunque no detalla cuáles--, la legislación contempla la grabación de las conversaciones telefónicas.

Reconoce que hace estas revelaciones para contribuir al debate mundial sobre los sistemas de vigilancia gubernamentales.

El equilibrio que deben mantener los gobiernos entre el deber de proteger al Estado y a sus ciudadanos y el derecho a la protección de la vida privada de los individuos está ahora en el centro de un importante debate público mundial, subraya.

Los defensores de la privacidad aseguraron que las revelaciones de Vodafone confirman sus peores temores.

Gus Hosein, director ejecutivo de Privacy International, reconoció que "nunca" pensó que las compañías telefónicas "pudieran ser tan cómplices".

"Es un paso valiente de Vodafone (admitirlo) y esperemos que las otras (compañías) sean incluso vayan más allá con las revelaciones, pero es necesario que sean todavía más valientes a la hora de luchar contra los pedidos ilegales y contra la propia legislación", dijo.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?