| 9/4/2008 12:00:00 AM

Se acabó el ciclo de ajuste

Las decisiones de varios bancos centrales del mundo sobre las tasas de interés, señalan que el ciclo de ajustes monetarios estaría llegando a su fin.

FRANCFORT/LONDRES  - Las decisiones tomadas el jueves por varios bancos centrales del mundo en torno a las tasas reforzaron la idea de que el ciclo de ajustes monetarios ya estaría llegando a su fin, con los riesgos de crecimiento contrarrestando los temores acerca de la inflación.

Tanto el Banco Central Europeo como el Banco de Inglaterra mantuvieron estables el costo del crédito, mientras que el Riksbank de Suecia y el banco central de Indonesia elevaron sus tasas en 25 puntos básicos, en un movimiento que los analistas consideraron sería su última alza en el 2008.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo que los datos económicos mostraron un debilitamiento del crecimiento a mediados de año, pero que la inflación se mantiene alta y que hay riesgos de que continúe en esos niveles.

Para los analistas, este escenario es cada vez más familiar en las economías de todo el mundo y dejaba pocas opciones de movimiento al BCE, más que mantener las tasas estables.

Las nuevas estimaciones económicas de los miembros del BCE mostraron un aumento en las proyecciones de inflación para el 2008 y el 2009 y una disminución en las expectativas de crecimiento, en comparación con los datos que presentaron hace tres meses.

"El BCE acaba de subir las tasas hace dos meses, por lo que no hay forma de que las hubieran recortado hoy. Y para subirlas con la economía desacelerándose más rápido de lo esperado, cuando subieron las tasas en julio, no tendría sentido tampoco," dijo el economista Holger Schmieding, de Bank of America.

La inflación de la zona euro fue del 3,8 por ciento en agosto, una cifra que prácticamente duplica el nivel de 2 por ciento que acomoda al BCE.

Además, el crecimiento de la zona euro durante el segundo semestre del año mostró su primera contracción trimestral en la historia del bloque, cediendo un 0,2 por ciento a causa de una reducción en el consumo y las inversiones.

Por otra parte, la decisión del Banco de Inglaterra de mantener las tasas estables por quinto mes consecutivo no logró sofocar las expectativas de que los temores de recesión puedan llevar a la entidad a rebajar sus tasas antes de final de año.

"Se podría decir que el ajuste monetario está finalizando. La mayoría de los bancos centrales utilizarán la excusa de un crecimiento levemente menor y el cambio en la inflación para dejar de subir las tasas," dijo Robert Prior-Wandesforde, economista de HSBC en Singapur.

"En el mundo desarrollado eso es más que justificado, ya que las tasas de interés, excluyendo la de Japón, podrían describirse como ajustadas," agregó.

CICLO DE AJUSTES, EN SU PUNTO MAXIMO

Más temprano, el banco central sueco Riksbank consideró necesario ajustar su política monetaria, subiendo su tasa referencial de interés en un cuarto de punto porcentual, a un nuevo máximo en 12 años de 4,75 por ciento, pero al mismo tiempo dio indicios de que su ciclo de alzas, de cerca de tres años, había finalizado.

Según el Riksbank, el alza, la número 13 desde enero del 2006 y un movimiento esperado por los mercados, acercaría la inflación a su objetivo de 2 por ciento dentro de un par de años.

Pero ese movimiento no fue el único que realizó el banco central de Suecia, ya que rebajó sus proyecciones de tasas, "en parte debido a que los precios del petróleo y otras materias primas han caído. Además, el crecimiento se ha desacelerado más de lo esperado tanto en Suecia como en el resto del mundo," dijo.

Por otra parte, el banco central de Indonesia también subió sus tasas de interés en 25 puntos básicos el jueves, en una medida esperada por el mercado, ubicando el costo del crédito en 9,25 por ciento y en el quinto movimiento al alza en lo que va del año.

Sin embargo, los analistas sostienen que este podría ser el último aumento del 2008, ya que las presiones de precios probablemente habrían llegado a su mayor nivel.

El comentario del banco de Indonesia de que "es necesario mantener el crecimiento de la demanda en el camino correcto" reforzó la idea de que las tasas han llegado a su máximo nivel en Yakarta, incluso pese a que su baja no es inminente.

No obstante, la velocidad y la escala de la desaceleración económica en Gran Bretaña significan que las tasas de interés podrían bajar bastante rápido una vez que la inflación, que supera ampliamente el objetivo del banco central de 2 por ciento, ha llegado a su nivel más alto.

Los mercados monetarios consideran altas probabilidades de que haya un recorte de tres cuartos de punto porcentual para esta misma fecha el próximo año.

Por primera vez desde la recesión de principios de la década de 1990, la economía británica no creció en el segundo trimestre, y los sondeos sobre la actividad muestran que la mayoría de los sectores se está contrayendo.

"Dada nuestra visión de que Gran Bretaña entró en recesión, y que es poco probable que salga de ella hasta el próximo verano, creemos que las presiones de precios se moderarán y que esto abrirá la puerta para recortar agresivamente las tasas. Vemos que la tasa de interés caerá a 3,5 por ciento en el 2009," dijo James Knightley, economista de ING en Londres.

Los nueve miembros del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra estuvieron divididos en tres grupos el mes pasado, ya que Tim Besley se inclinó por subir las tasas para asegurar que la alta inflación no se propagara en la economía y David Blanchflower quería rebajarlas, para reducir el impacto económico.

CRECIMIENTO VERSUS INFLACION

El dilema del crecimiento versus la inflación está presente en todo el mundo.

El miércoles, el banco central de Canadá mantuvo estables sus tasas, pero dio indicios de que no está apurado por recortarlas, incluso pese a que advirtió que el panorama económico de Estados Unidos podría empeorar.

En Turquía en tanto, el gobernador del banco central, Durmus Yilmaz, dijo el jueves que el organismo considerará todas las opciones para su encuentro de política monetaria de septiembre.

El banco modificaría su postura de política monetaria si la caída en los precios del petróleo y los alimentos es permanente, dijo en una conferencia.

Por otra parte, en Latinoamérica, el mercado espera ampliamente que el banco central de Chile eleve sus tasas de interés en 50 puntos básicos por cuarto mes consecutivo, debido a los aumentos en los precios al consumidor. El organismo debería dar a conocer su decisión el jueves, luego del cierre de los mercados.

Sin embargo, Prior-Wandesforde, de HSBC, dijo que si bien la inflación está llegando a su mayor nivel en todo el mundo, no debería colapsar.

Eso podría significar que los bancos centrales de los mercados emergentes se unan a la tendencia de otros países y realicen una pausa en su actual ciclo de ajuste monetario, pero podrían tener que subir el costo del crédito nuevamente en el futuro.

 
(Reuters)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?