| 9/24/2013 3:26:00 PM

Un ranking energético

Suiza y varios países de Europa, entre ellos España, lideran el ranking mundial de eficiencia energética, acceso a los recursos naturales y sostenibilidad ambiental elaborado por el Consejo Mundial de Energía (WEC, por su sigla en inglés).

Suiza, Dinamarca, Suecia, Reino Unido y España son los únicos cinco países que recibieron la calificación triple AAA, según el informe del WEC, una organización no gubernamental con sede en Londres dedicada desde hace casi un siglo a la problemática energética.

Los países evaluados fueron calificados con letras por su desempeño en tres categorías: cómo logran su suministro de energía, cuán accesible y asequible es la energía para la población, y cuánto de su energía proviene de energías renovables de baja emisión de CO2.

Estados Unidos, que ocupó el lugar 15, obtuvo dos A por seguridad y suministro de energía, pero C en términos de respeto al medio ambiente, en tanto China, con ADD, se ubicó 78, fallando en el cuidado del medio ambiente y el acceso equitativo a la energía.

El último del ranking fue Zimbabue (DDD, 129).

El país latinoamericano con mejor calificación fue Costa Rica (ABB, 21 en el listado), y el peor, Nicaragua (DDD, 113). Brasil, que obtuvo la nota ABC, se colocó en la posición 34, detrás de Colombia (AAC, 24) y Argentina (ABB, 26).

El informe se basó en entrevistas a más de 50 funcionarios de gobierno, bancos de desarrollo y expertos internacionales de más de 25 países, dijo el WEC.

Estrategas políticos entrevistados para el informe llamaron a desarrollar más políticas de energía y exhortaron a la industria energética a ayudar a los países desarrollados a avanzar hacia una energía sostenible.

El informe fue divulgado tres semanas antes del Congreso Mundial de Energía del WEC, que se celebrará en octubre en Daegu, Corea del Sur.


Afp/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?