| 10/7/2015 5:00:00 AM

El debilitamiento de la industria más grande de azúcar del mundo

La industria del azúcar de Brasil es la más grande del mundo, sin embargo, no se escapa del debilitamiento de los precios de la mayoría de las materias primas.

Entre 2005 y 2009 la industria de la caña de azúcar brasileña se expandió a un ritmo de 10% anual. Durante ese período, más de 100 nuevos molinos comenzaron su actividad gracias a una inversión total de US$20.000 millones.

A su vez, durante el 2012, el sector de la caña de azúcar de Estados Unidos contribuyó US$43.800 millones al Producto Interno Bruto de Brasil (PIB), equivalente a casi el 2% del total de la economía brasileña y mayor que el PIB de un país europeo como República Checa, US$42.500 millones.

Sin embargo, el sector se vio gravemente afectado por la crisis financiera mundial de 2008. Como parte de la reestructuración del sector, la mayor parte de las inversiones fueron de fusiones y adquisiciones en lugar de nuevas instalaciones de producción. Desde entonces, el crecimiento de la producción de caña de azúcar se ha reducido a alrededor de 3% por año.

De acuerdo con el Wall Street Journal, los bajos precios del azúcar, altos niveles de deuda y la caída en los ingresos, han hundido la industria del país carioca en "la mayor crisis de su historia" de acuerdo con la Asociación Brasileña de la Industria de la Caña de Azúcar (Unica).

Uno de los procesadores de azúcar más grandes del mundo, Biosev, empezó a tomar medidas para obtener recursos en el entorno desfavorable para uno de sus productos principales. La unidad de Louis Dreyfus Commodities, había dicho que aumentaría a unos 128 millones de reales (aproximadamente US$48,2 millones) a través de la venta de acciones a la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial.

Los productores ya estaban recortando gastos desde el año pasado de marzo a noviembre lo que se vio reflejado en una disminución del 15% de la superficie plantada con caña de azúcar con respecto al mismo periodo del año anterior, según Unica.

El efecto negativo de la menor producción y menores exportaciones ha sido amplificado por los bajos precios del azúcar. Los futuros de azúcar se establecieron en US$14,99 la libra, un descenso del 8,6% en el 2014 y por debajo del costo de la producción de muchos molineros.



Fuente: Bloomberg

De acuerdo con Bloomberg, los futuros de azúcar sin refinar en las negociaciones de futuros en la bolsa de Nueva York cayeron en los últimos cuatro años en la depresión más larga desde 1962 en medio de crecientes inventarios globales.

Cerca de 50 molinos brasileños, de 340, han cerrado y se espera que 10 más detengan sus operaciones en la actual temporada, afirmó el grupo de la industria de Brasil, Unica, en un informe en mayo de este año.


Fuente: Bloomberg

Ahora, la producción se ve caer por debajo de la demanda en 2,5 millones de toneladas en 2015 y 6,2 millones de toneladas en 2016 hasta el 2017, lo que indicaría un aumento de los precios, de acuerdo con la Organización Internacional del Azúcar.

Bloomberg también afirma que la caída del real brasileño con respecto al dólar estadounidense debería generar un impulso en la industria del azúcar, pues las exportaciones serán más competitivas en el mercado internacional. “Mientras que el precio del azúcar se desplomó un 35% en la bolsa de Nueva York durante el año pasado, los productores de azúcar están recibiendo un 9,4% más de reales en las exportaciones", debido a la depreciación de la moneda local.

De acuerdo con el Presidente de la productora de azúcar más importante de Brasil, Biosev, los molinos brasileños también se están beneficiando de un aumento de la demanda interna de etanol después de que la gasolina resultó ser más costosa, luego de un incremento en los impuestos a principios de este año.

Esto se evidencia en el incremento en las ventas en un 40% de etanol en julio interanual con un récord de 1,5 millones de litros.

Si bien el panorama ha mejorado en la industria azucarera de Brasil, los molinos brasileños incluyendo los de la compañía Biosev no están dispuestos a reanudar las inversiones para ampliar la capacidad, pues la deuda en la industria azucarera de Brasil es de 82,5 millones de reales, aproximadamente US$21 millones, por encima de los ingresos que rondan los 69,7 millones de reales que se esperan en la temporada actual, aseguró  Archer Consulting en un informe de la industria en junio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?