| 1/19/2015 7:00:00 AM

El súper antibiótico

La nueva molécula luce muy prometedora no solo por la efectividad, sino también por el poder para combatir bacterias mortales como las que producen tuberculosis o neumonía.

El mundo de la ciencia comenzó el año con una gran noticia: el descubrimiento de Teixobactin, una prometedora molécula que destruye las paredes de las bacterias e impide su reproducción, y que podría dar origen a una nueva y poderosa familia de antibióticos.

El hallazgo, divulgado por la revista británica Nature, abre la esperanza al cuerpo médico de combatir de manera más eficaz algunas infecciones que se han convertido en azote de poblaciones, especialmente en países en desarrollo, causando miles de muertes.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en los países de bajos ingresos, 4 de cada 10 muertes que ocurren cada año son de menores de 15 años y en su mayoría, están relacionadas con enfermedades infecciosas como de vías respiratorias bajas, VIJ/Sida, enfermedades diarreicas, paludismo y tuberculosis. En los países ricos, 7 de cada 10 muertes ocurren entre mayores de 70 años y por enfermedades crónicas.

El médico Carlos Álvarez, presidente de la Asociación Colombiana de Infectología, asegura que tres aspectos resultan muy relevantes del descubrimiento de Teixobactin: “el primero es que desde hace un tiempo largo no había un nuevo antibiótico, el segundo, la forma novedosa como la descubrieron, a partir de una estrategia de buscar bacterias que no se pueden cultivar y el tercero, que no hay mecanismos de resistencia de la bacteria a esta nueva molécula”.

El galeno asegura que esta molécula es muy prometedora en países como Colombia, donde las sepsis –o infecciones– tienen una incidencia muy alta en la población. “No tenemos los datos exactos de muertes por bacterias en el país, pero los datos sobre resistencia generada por algunos gérmenes indican que estos podrían ser de entre 40 y 60% en los casos de ciertas bacterias”.

De acuerdo con la revista Forbes, cada año mueren en el mundo unas 700.000 personas por infecciones, luego de que los microorganismos que las causan han hecho resistencia a los antibióticos existentes.

En Colombia, asegura Álvarez, este es un tema muy preocupante pues en muchos casos el uso inadecuado de los antibióticos o su uso frecuente –a veces por venta libre o no supervisada por el médico– generan resistencia y eleva su incidencia.

Desde 1989, cuando se descubrió la vancomicina, el mundo médico no se tenían noticias de un antibiótico realmente nuevo y las grandes farmacéuticas se habían conformado con darle nuevas otras aplicaciones a moléculas ya conocidas, lo que para pacientes aquejados por ciertas infecciones resultaba una batalla perdida debido a la resistencia desarrollada por familias de bacterias.

La expectativa generada por esta nueva molécula no solo ha sido bien recibida por el cuerpo médico y los pacientes aquejados por procesos infecciosos. También las grandes farmacéuticas esperan que una vez terminen las pruebas en animales y comiencen en humanos –en unos tres años– puedan iniciar los procesos para crear medicamentos a partir de esta molécula.

Aunque todavía habrá que esperar entre 5 a 10 años para que terminen los estudios y esta molécula se convierta en medicamento, así como inversiones que podrían superar los US$50 millones, su descubrimiento marca el nacimiento de los nuevos súper antibióticos y el fin de infecciones que cada año cobran millones de vidas alrededor del mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?