| 8/5/2013 2:23:00 PM

Mercosur condena espionaje de EE.UU.

Los cancilleres de cuatro países del Mercosur y de Bolivia manifestaron su rechazo ante el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al espionaje de Estados Unidos.

;
BBC
"Hemos elevado nuestra denuncia, preocupación e indignación por el sistema de espionaje global revelado por el señor Edward Snowden acerca de las actividades de inteligencia de Estados Unidos", dijo a la prensa el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Elías Jaua.

Los cancilleres de Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Bolivia denunciaron también el "agravio" hecho al mandatario boliviano, Evo Morales, por los gobiernos que no le permitieron sobrevolar con su avión el territorio de sus respectivos países.

El canciller de Paraguay no asistió por estar suspendido su país del bloque.

Sobre el "agravio" a Morales, los ministros aseguraron que hubo una violación de la Convención de Viena y se puso en riesgo "la dignidad y seguridad física" del dirigente boliviano.


Morales ha acusado a Francia, Italia y Portugal de prohibirle el sobrevuelo y a España de querer revisar su avión en Viena ante la sospecha de que en el aeropuerto de Moscú, donde estuvo el mandatario boliviano de visita, hubiera recogido a Snowden.

Los cancilleres también expresaron su preocupación por el intento de "presionar y condicionar" a los países que tuvieron en cuenta la petición de asilo político de Snowden, "un derecho de los ciudadanos a pedirlo y de los países a otorgarlo".

"El derecho al asilo es un principio que no estamos dispuestos a negociar", dijo Jaua.

Los cancilleres también expresaron la "permanente preocupación" de América Latina por el "criminal bloqueo" a Cuba por parte de Estados Unidos, y el reclamo "firme" de toda la región para que Argentina recupere la soberanía de las islas Malvinas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?