| 1/8/2016 12:05:00 PM

¿Cómo debería impartirse la educación del siglo XXI?

Una nueva generación de jóvenes totalmente emprendedora y nativa digital desafía al modelo educativo actual, que no pareciese estar preparado para asumir las transformaciones económicas, sociales y tecnológicas de este siglo.

El sistema educativo no puede ser una camisa de fuerza, no puede ser rígido y mucho menos podemos pensar que los estudiantes aprenden como si estuvieran en una fábrica”, manifestó el presidente para América Latina de Cengage Learning, Fernando Valenzuela.

El experto mexicano, quien es uno de los panelistas invitados a la más reciente versión del Consumer Electronic Show (CES) en la ciudad estadounidense de Las Vegas, afirmó en una entrevista concedida a Dinero que es necesario transformar los roles al interior de las aulas clase para alcanzar una mayor competitividad.

Los estudiantes deben tener “un papel más activo” en la construcción del conocimiento, mientras que los profesores tienen el desafío de convertirse en “curadores de la información” y “diseñadores de una experiencia de aprendizaje”, agregó Valenzuela momentos antes de realizar su explosión sobre la innovación educativa.

Para el encargado de Cengage Learning, una entidad que diseña estrategias educativas basadas en el espíritu de los exploradores de National Geographic y la capacidad de oratoria de los panelista de TED, dijo que uno de los factores que limitan la creatividad de los más jóvenes es “la rigidez” que caracteriza al sistema.

Creemos que “todo ocurre de manera lineal, ordenada y natural”, argumentó el especialista, al hablar acerca de las múltiples formas en la que los estudiantes pueden llegar al conocimiento sin tener que adaptarse a una metodología uniforme.

En palabras del experto, el principal reto de los educadores del siglo XXI  es “cautivar a los estudiantes” con contenidos relevantes para la coyuntura actual, dado que los jóvenes requieren las capacidades para enfrentarse a un mundo en constante disrupción.

La labor de este sistema no es formar a ciudadanos que únicamente sean útiles para el mercado, sino para desenvolverse en todos los niveles sociales (…) la educación debe producirse de forma natural, partiendo de los intereses del aprendiz”.

Así lo explica un reciente informe de la Fundación Telefónica, en el que además se afirma que el mundo actual requiere individuos “creativos, emprendedores y  críticos”, que puedan “adaptarse a ambientes laborales diversos” y que además tengan altas competencias en materia digital.

Esta postura parte de la base de que las tecnologías por sí solas no son la respuesta a los vacíos del sistema educativo, sino un canal que permite “ampliar las posibilidades” de acceso a la información.  

Por ello, el documento es enfático al señalar que la formación académica que se imparte con el apoyo de las TIC, “requiere de un planteamiento distinto al de adquisición de meros contenidos”.  

“La sociedad digital requiere de competencias que los sistema educativos han de desarrollar”, entre ellas, “la autonomía, adaptación y tratamiento de la información”, según lo explica la investigación sobre las claves educativas para el año 2020 que se realizó a partir del análisis de los datos de 9 países.

 Precisamente, el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTIC) emprendió desde hace unos años la tarea de fortalecer las competencias en materia digital en el país, pues para el 2018 se prevé un déficit de 93.000 profesionales en dicha área.

En uno de sus más recientes esfuerzos, esa institución pública abrió una convocatoria dirigida a los profesionales en ese campo para que accedan a créditos condonables que les permitan fortalecer sus habilidades.

La convocatoria, que estará abierta hasta  finales de marzo y para la cual se destinarán unos $12.000 millones, se realiza con el propósito de que los colombianos puedan poner en marcha negocios relacionados con el área de las Tecnologías de la Información (TI), ya que que esta es una de las de mayor proyección en la economía actual.  

Otro de los segmentos destacados es la capacitación de las personas con algún tipo de discapacidad visual en temas digitales. Los más de 3.000 beneficiados del programa estatal durante el 2015,  recibieron cursos para aprender a usar teléfonos inteligentes, tabletas, computadores, aplicaciones e incluso programas.

Esta iniciativa ha permitido garantizar la inclusión de las personas que hasta hace un tiempo desconocían el potencial de la tecnología, a la vez que les ha permitido  ganar una mayor “independencia y autonomía”, según lo explica el MinTIC.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?