| 7/26/2011 12:30:00 PM

Importadores argentinos se quejan por trabas al ingreso de productos al país

La cámara argentina que reúne a los importadores lamentó hoy las trabas que aplica la Aduana para el ingreso de productos al país suramericano, lo que mantiene varados más de un centenar de contenedores en el puerto de Buenos Aires.

Buenos Aires, 26 jul- "Es una situación que venimos arrastrando desde hace bastante tiempo", pero este año comenzaron a haber "trabas adicionales con productos que supuestamente ya estaban liberados y tenían licencias concedidas para ser importados", advirtió el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina, Diego Santisteban, en declaraciones radiales.

Aseguró que en "en un primer momento hubo problemas con el ingreso de alimentos, después con electrodomésticos y ahora con juguetes", cuando faltan tres semanas para la celebración del Día del Niño en el país.

"Hay 120 contenedores (varados) y llegó a haber mucho más. La Aduana frena el ingreso según un listado confeccionado por la Secretaría de Comercio Interior", encabezada por el polémico funcionario Guillermo Moreno, y "no existen razones claras para estas medidas", sostuvo Santisteban.

En los últimos años Argentina reforzó su sistema de control de las importaciones para más de 1.300 artículos de consumo con el fin de evitar perjuicios en la industria local.

En este marco, el Gobierno de Cristina Fernández inició en los últimos meses múltiples investigaciones por supuesto comercio desleal en el ingreso de productos procedentes de países como Brasil y China.

Además, selló en los últimos meses acuerdos con una decena de firmas del sector automotriz a las que autorizó a importar autos a cambio de que compensen esas ventas con compras de productos argentinos, como vinos y cacahuetes para revertir el déficit comercial en esa industria.

"Al importador que puede exportar o que puede reemplazar una importación con compra local le destraban la mercadería. El que tiene más restricciones es el que sólo importa productos", indicó Santisteban a radio Continental.

El titular de la cámara consideró que el Gobierno restringe las importaciones para compensar "problemas de balanza comercial y fiscales" que afronta el país y por "la necesidad creciente de importación de energía, que lleva muchas divisas fuera del país".

La balanza comercial argentina registró en el primer semestre de 2011 un superávit de 5.786 millones de dólares, lo que representa un descenso del 21 % respecto del mismo período del año pasado, según datos oficiales.

"Compensar todo lo que se importa con exportaciones es casi imposible, porque no todos los importadores están en condiciones de ser exportadores", alertó el presidente del Centro Despachantes de Aduana, Gustavo López, al diario La Nación.

Para Miguel Pascucci, titular de la Cámara de Depósitos Fiscales Privados (Cadefip), donde los importadores conservan las mercaderías, "los problemas y las demoras para importar que habían comenzado con las terminales automotrices ahora se generalizaron a la mayoría de los rubros y, en algunos casos, como el de los juguetes, la preocupación es muy grande".

Las medidas proteccionistas también desataron este año una controversia con Brasil, que impuso licencias no automáticas a la importación de automóviles, lo que fue interpretado como una represalia a las trabas argentinas.

"No queremos desplazar a la industria argentina, sino complementarla. Las importaciones continúan por el crecimiento del consumo y el Gobierno no invirtió para cubrir esa demanda con industria nacional", afirmó Santisteban.

Buena parte de las restricciones son adjudicadas a la Secretaría de Comercio Interior, liderada por Moreno, un funcionario cercano a Fernández y que es conocido por sus métodos poco ortodoxos ante los empresarios.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?