| 9/30/2013 5:00:00 PM

Gabo de compras

El escritor Gabriel García Márquez visitó un centro comercial en el sur de la Ciudad de México, donde lució de buen humor e incluso posó junto a sus admiradores.

El premio nobel de literatura 1982 recorrió la plaza acompañado por una persona cercana, quien no se separó de él cuando entró a un local para probarse algunos anteojos.

En más de una ocasión el autor de "Cien años de soledad" se mostró sonriente y con buen ánimo hacia quienes lo saludaban e incluso se dejó tomar fotografías con algunas seguidoras que lo reconocieron a su paso. Vestido con camisa color crema, un saco gris de lana a cuadros y sin corbata, "Gabo", de 86 años de edad, caminó por los pasillos de centro comercial Perisur un día después de que inaugurara ayer un boliche en un exclusivo barrio de la capital mexicana acompañado por su esposa, familiares y amigos.

Allí el novelista degustó algunos platillos y una copa de vino tinto y también se dio tiempo para atender a quienes buscaban un autógrafo y posar para las cámaras.

Las salidas del autor de "El amor en los tiempos del cólera" muestran que no sólo está de muy buen humor, sino que goza de "un buen estado de salud", dijo una fuente cercana al escritor. "Ya ustedes lo vieron ¿no?, si estuviera mal, pues imagínate. Ya parece que andaría en la calle y no estuviera inaugurando nada", añadió.

El escritor colombiano, quien vive desde hace más de cinco décadas en la capital mexicana, tenía ya varios meses sin asistir a actos públicos.

Debido a que no se encontraba en México, García Márquez no asistió a la despedida de su amigo y también escritor colombiano Álvaro Mutis, quien falleció la semana pasada, pero en su lugar estuvo su esposa, Mercedes Barcha.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?