Dinero.com Revista Dinero

Ben Bernanke ayudó a popularizar la frase del precipicio fiscal.

| 11/18/2012 10:00:00 AM

¿Está EE.UU. realmente cerca de un precipicio fiscal?

Esta frase forma parte del léxico económico en estados unidos, pero conviene preguntarse de dónde surgió y, más importante aún, si sirve para discutir una serie tan compleja de eventos.

;
BBC

La frase "precipicio fiscal", que ya es parte del léxico estadounidense, describe el aumento de impuestos y recortes al gasto del gobierno que automáticamente deben entrar en vigor a partir de enero del próximo año. ¿Pero dónde surgió el término y, sobre todo, es útil para describir una situación tan compleja?

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acababa de celebrar su victoria electoral y ya los medios de comunicación estaban discutiendo el siguiente tema clave de su agenda: el precipicio fiscal, que puede sumir al país en una nueva recesión y tener consecuencias a nivel global.

La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que la economía se contraería en 2013 en 0,5% y el desempleo aumentaría a 9,1%.

Pero la Casa Blanca y el Congreso están tratando de acordar un paquete de medidas que podría evitar que el país caiga al precipicio.

El pasado miércoles, el presidente pidió de nuevo que el aumento a los impuestos de quienes tienen salarios altos sea parte de la solución.

La frase "precipicio fiscal" aparece con frecuencia en las conversaciones nacionales, ¿pero cuáles son sus orígenes?

Metáforas modernas

Mucho antes del "precipicio fiscal" hubo un "abismo fiscal", dice el lexicógrafo Ben Zimmer, en referencia a un editorial del periódicoChicago Tribune de 1893.

"La metáfora del abismo es claramente antigua", dice Zimmer. "Y la metáfora del precipicio (cliff, en inglés) sirve en estas épocas modernas por los cliffhangers de Hollywood (o finales de películas con suspenso), pues caer del precipicio fiscal evoca la imagen de 'Thelma y Louise'".

Se cree que el primer uso conocido del precipicio fiscal fue en 1957, dice, cuando apareció en la sección de propiedades del diario The New York Times.

Escrito por Walter Stern, el artículo usaba el término para referirse a las personas que piden prestado demasiado dinero para comprar su primera casa.

En los años 1970 y 1980 fue utilizado para describir el estado precario de los presupuestos local, estatal y federal, de manera más notoria en el caso de Nueva York en 1975, cuando estuvo cerca de la bancarrota.

Uno de sus primeras referencias en la era de Obama fue en boca del senador Jim DeMint, en 2008, quien habló sobre el programa de gastos del presidente.

Pero el término se volvió de uso común cuando Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal, lo utilizó en un discurso ante un comité del Congreso en febrero de este año, al referirse a las medidas del primero de enero de 2013.

La metáfora, por tanto, pegó. ¿Pero es una forma realmente útil para describir estos eventos complejos?

Comilona de gastos

Un aspecto de la economía de Estados Unidos que sí caerá al precipicio si el Congreso no hace nada es el tamaño del déficit presupuestario del gobierno.

Esa imagen, la del déficit que cae de manera pronunciada por una pendiente, sólo sirve si uno lo analiza a lo largo de una década, dice Derek Thompson, editor de negocios en la publicación The Atlantic.

Él piensa que es una caída más gradual si uno observa el déficit semana a semana, que es como los negociadores en el Congreso lo están viendo.

Thompson cree que el precipicio es una mala metáfora y que no ayuda a encontrar una solución a la crisis.

"Uno habla de un precipicio. Es algo muy repentino y apenas uno da el paso al vacío se está lanzando a la muerte.

Pero eso no va a pasar una vez uno salte en 2012 y 2013. No vamos a caernos de ningún lugar".

Thompson dice que aumentarán los impuestos, por lo que las personas se llevarán a casa una cantidad menor de su salario, y el Congreso tendrá que hacer recortes tanto en defensa como en otras áreas.

"Pero nada va a cambiar mucho en las primeras dos semanas. Es más como una pendiente o una cuesta, si vamos a utilizar metáforas topográficas".

Dice que una mejor imagen sería pensar en una dieta. Después de una comilona hay que ponerse a régimen y Estados Unidos se ha excedido en sus gastos, ha tenido una comilona de gastos.

Ayuno fiscal

Una mejor expresión, en su opinión, sería un "ayuno fiscal".

"Habrá una corta recesión aguda en los primeros meses del próximo año, que es más como caerse de bruces después de ayunar con demasiado vigor, y luego la economía va a crecer".

El lenguaje que se use es importante, dice, porque puede generar un acuerdo surgido del pánico en vez de un acuerdo correcto.

Algunos demócratas del Senado han empezado a considerar la idea de que lanzarse al precipicio no sería una mala idea después de todo, porque los aumentos de impuestos surtirían efecto y podrían luego ser recortados para la clase media.

Los republicanos no quieren que esto pase, así que mientras más peligrosa sea la pared del acantilado más influencia tendrán, dice Jonathan Chait, de la revista New York.

"Los republicanos quieren que esa idea sea impensable (no haciendo nada hasta enero)".

Ese pensamiento político, además del recuerdo de la crisis por el techo de la deuda de 2011, son dos razones por las que hay tanta confusión sobre el precipicio fiscal, dice.

"La frase ha generado mucha reflexión pobre sobre la política. Todos están tratando el precipicio fiscal como si fuera una repetición de la crisis del techo de la deuda. Esa fue una situación en la que incumplir una fecha límite podía haber generado una catástrofe con daños irreversibles", dice.

"Así que esa experiencia hizo que las personas pensaran este problema en esos términos".

Techo de la deuda

Ese no es el caso ahora porque el daño económico que puede afrontar Estados Unidos es acumulativo.

"Es lo contrario al techo de la deuda, cuando las manecillas del reloj del día del Juicio Final se acercaron a un punto de calamidad repentina. Un año entero de inactividad sería muy dañino, pero una semana, un mes, o incluso un par de meses no".

Pero otros creen que es peligroso pensar en comenzar el nuevo año sin un acuerdo.

"No puedo imaginar por qué alguien quisiera tomar riesgos con una recuperación tan débil como la actual, de una depresión tan profunda como esta", dice David Frum, antiguo redactor de discursos de George W Bush.

Descartando la noción de que a los republicanos les sirve promocionar la noción de que la economía podría caer por el barranco, dice: "Juzgando cuánto poder de negociación tiene el presidente Obama desde el punto de vista político, puede tener el mismo interés en sobrestimarlo o subestimarlo".

"La verdad es que no sabemos cuán severo será, pero parece insensata la idea de que podríamos vivir choques económicos causados políticamente, 18 meses después del techo de la deuda.

Dado el interés de todas las partes de lograr un acuerdo antes del año nuevo, la probabilidad sigue siendo alta de que Estados Unidos nunca descubra si la economía se precipitaría a toda velocidad por el barranco, caería por una cuesta o rodaría suavemente por una pendiente. 

                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×