| 10/2/2013 4:12:00 PM

Menos envíos

Pese a que las remesas han ido en aumento en la mayor parte del mundo en desarrollo, su ritmo se ha debilitado en América Latina.

Esto se debe principalmente por la caída drástica en envíos a México, uno de los principales receptores del mundo, dice el Banco Mundial (BM).

La institución crediticia advirtió que aunque el crecimiento de remesas a países en desarrollo se estima sea del 6.3% para alcanzar 414.000 millones de dólares, México recibe menos dinero del extranjero debido a las debilidades en sectores de la economía de Estados Unidos donde laboran los mexicanos en el extranjero.

El Banco Mundial divulgó en un reporte mundial que México, el cuarto receptor más grande de remesas después de India, China y Filipinas, ha sufrido porque hubo disminución en el sector de construcción que emplea a muchos migrantes mexicanos en Estados Unidos.

El organismo de las Naciones Unidas dijo que las estimaciones reflejan que las remesas a América Latina en 2013 podrían alcanzar los 61.000 millones de dólares, o un 2.5% más que en 2012, cuando otras regiones esperan un incremento de entre 6% y hasta más de 10%. Si los pronósticos de mejora en la economía de Estados Unidos se cumplen, quizás se acelere el ritmo en la región después de 2014.

Las proyecciones de México para el 2013 reflejan que se reducirán un 2.8%. Después de experimentar caídas por 13 meses continuos, las remesas en México crecieron ligeramente un 1,1% en agosto 2013, en comparación al mismo mes de 2012, reportó el banco central esta semana.

En particular México, aunque también la República Dominicana, El Salvador y Jamaica comenzaron a recibir más dinero en remesas después de la recesión de 2009 cuando sufrieron otra recaída, comenzando en 2012. Los bajos costos de enviar remesas en la región no han logrado acelerar el ritmo, añadió el BM en su reporte.


Ap/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?