| 3/18/2013 9:00:00 AM

El euro no quería rescatar a Chipre

La decisión de los líderes de la zona euro de financiar parcialmente un rescate para Chipre mediante un impuesto a los depósitos bancarios, chocó a los mercados financieros, con una caída en las acciones y el euro.

La zona euro llegó a un acuerdo el sábado para entregar Chipre un rescate por valor de 10.000 millones de euros (US$13.000 millones), pero desafió las advertencias -incluyendo del Banco Central Europeo- e impuso un gravamen que llevará a que los depositantes de la isla pierdan entre el 6,75% y el 9,9% de su dinero.

El Parlamento de Chipre votará sobre la medida esta tarde de lunes y el Gobierno estaba buscando formas de reducir el impacto sobre los pequeños ahorradores.

Sin el rescate Chipre habría sido incapaz de evitar una moratoria. Eso habría socavado la promesa de que la amortización de Grecia el año pasado fue un hecho aislado, pero la medida sin precedentes que golpearía a los depositantes añade una nueva dimensión radical de la crisis.

La respuesta de los inversores fue inequívoca cuando los mercados europeos reabrieron por primera vez desde que se anunció el acuerdo.

Los mercados bursátiles de la región se tambalearon, el euro cayó a un mínimo de tres meses, mientras que los activos de refugio seguro como el oro al contado y los bonos del Gobierno alemán dieron un salto.


Los economistas se sorprendieron por la decisión, pero algunos consideraron que las medidas de seguridad vigentes del BCE debería contener las consecuencias.

"Es evidente que se trata de una evolución negativa de los activos europeos, pero en términos de contagio creemos que es bastante limitado", dijo Guillermo Felices, jefe de asignación de activos del euro de Barclays en Londres.

Reuters/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?