| 6/26/2013 3:00:00 PM

De muchos es la culpa

El sistema financiero internacional no está en el origen de la crisis económico-financiera, sino sus actores, opinó el exministro de Finanzas francés y exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn.

En su primera intervención ante el Parlamento francés desde que tuvo que dejar el FMI en 2011, Strauss-Kahn aseguró en una comisión de investigación del Senado, a la que acudió como experto al haber sido titular de Finanzas y director del Fondo Monetario, que la responsabilidad del sistema financiero en la crisis actual es un "tema vasto".

Strauss-Kahn, conocido por las siglas DSK, estimó ante los senadores que la economía real "es una disciplina relativamente simple", pero afirmó que con la introducción del componente monetario su interpretación se complica. "Evidentemente hay muchas disfunciones en nuestros sistemas y situaciones individuales que a veces son muy escandalosas", reconoció el exdirector del FMI, que hizo una introducción oral de una decena de minutos ante una comisión de investigación del Senado.

En su opinión, "el sistema funciona mal, pero incriminar a las finanzas en el desastre económico (...) tiene la misma pertinencia que decir que la industria del automóvil tiene la culpa de los muertos en la carretera".

Insistió en que "el comportamiento de los que lo utilizan es el verdadero problema". "La voluntad política no es fácil de reunir", declaró el exministro socialista, al aludir a los intentos de los gobiernos de controlar el funcionamiento del sistema de finanzas internacionales. Según Strauss-Kahn, "un gobierno puede tener un discurso muy voluntarista (...) pero que en la realidad da pocos resultados, lo que hace que la crisis se perpetúe". Aludió además al papel que, a su juicio, puede tener el Fondo Monetario Internacional en la lucha contra la influencia nociva de los paraísos fiscales.

El organismo multilateral "interviene en un Estado a petición de ese país, y creánme que los paraísos fiscales no piden nada al FMI", señaló.

Strauss-Kahn consideró que la acción de la institución que dirigió es limitada en ese ámbito, pues "no se atrapa a un Ferrari con un Clio", y añadió: "El gendarme no está suficientemente armado, hace falta que los buenos tengan las competencias" para detener a los que defraudan. "Los supervisores no sirven", agregó sobre ese aspecto Strauss-Kahn, quien dijo que la razón está en su retribución: "Les pagan diez o cien veces más a los del otro lado, el poder público no les paga bastante, así que van por detrás".

La intervención de Strauss-Kahn comenzó rodeada de una gran expectación y ha sido interpretada en los medios de comunicación franceses como una cierta "rehabilitación" del exministro, obligado a dejar el FMI por una denuncia por la presunta autoría de un asalto sexual, caso que fue archivado por la Justicia estadounidense.

La Justicia francesa tramita actualmente otro caso en su contra por su presunta participación en una red de proxenetismo, aunque la Fiscalía de Lille, en el norte de Francia, ha pedido el sobreseimiento de la demanda contra él.

Antes de la intervención de Strauss-Kahn en el Senado, la portavoz del Gobierno francés, Najat Vallaud-Belkacem, declaró a la prensa que ella personalmente no habría ido a "buscar el testimonio" del exministro, de quien dijo que "ya no está en el ámbito político".

Strauss-Kahn era un potencial candidato a la presidencia de Francia, carrera que se vio obligado a abandonar como consecuencia de los escándalos que rodearon su vida privada en 2011.

Su compañero de partido, François Hollande, fue finalmente candidato y llegó a la jefatura del Estado en 2012.


EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?