| 8/11/2015 5:00:00 AM

Brasil, cada vez más cerca del borde

Con datos del primer semestre, el déficit fiscal y el de cuenta corriente suman casi un 13% del producto interno bruto (PIB).

La principal economía de la región ¿pierde altura o va en picada? El panorama se enreda en lo que parece un delicado espiral político y económico. ¿Podría convertirse en un efecto regional?

La bolsa de Sao Paulo cayó el viernes 2,87%, cerrando la primera semana de agosto con una variación negativa de 4,4%, sacudida por la severa crisis política y la más profunda recesión económica que azota el gobierno de Dilma Rousseff.

Reelecta en octubre de 2014 por un estrecho margen, la aceptación de Rousseff se precipitó al 8%, hasta convertirla en la cabeza de Estado más impopular de Brasil en 30 años. Los rumores de su posible renuncia influyeron en el pobre resultado del mercado recientemente.

La bolsa también se vio afectada por el resultado del segundo trimestre de la estatal Petrobras, que cayó 90% interanual, y sus acciones  registraron una importante caídas de 6,55%.

La oscura situación política está condimentada con una crisis de la economía de este país, que en 2016 llegaría a su quinto año de magro o nulo desempeño. En ese contexto, el gobierno redujo en julio la meta de ahorro fiscal para este año a cerca de cero.

Sin embargo, los datos fiscales apuntan rápidamente a mayores dificultades para cumplir el revisado objetivo de ahorro hasta convertirlo en un resultado negativo. Con datos del primer semestre, el déficit fiscal y el de cuenta corriente suman casi un 13% del producto interno bruto (PIB).

Producto de una mayor recesión, menores ingresos federales y menores o negativas contribuciones de las empresas públicas y de unas crecientes pérdidas por la intervención en el mercado cambiario a través de swaps (cercanas a 2% del PIB), el déficit fiscal aumenta y la deuda del gobierno central estaría llegando a casi 63% del PIB. De continuar el rápido deterioro la deuda estaría aproximándose a 70% del PIB en los próximos meses.

Adicionalmente la inflación ha llegado a 9,6%, su mayor registro desde noviembre de 2003.

Para dar vuelta a estos resultados económicos, tal vez Brasil tarde unos 4 años adicionales al mismo tiempo que la perdida de calificación grado de inversión parece inevitable.

El deterioro del riesgo país no está asociado con una caída de las reservas internacionales.
 

Fuente: Datos Bloomberg, cálculos Dinero

El fuerte y pronunciado déficit fiscal en el último año no solo supera los niveles de 2003 sino que parece incontenible.


Fuente: Datos Bloomberg, cálculos Dinero

Aún con la recesión, los problemas de inflación  y el creciente déficit fiscal empujan a las tasas de interés de la economía val al alza y cada vez será más evidente su efecto negativo sobre las tasas de inversión y el empleo.

 
Fuente: Datos Bloomberg, cálculos Dinero
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.