| 3/12/2015 7:20:00 AM

Gobierno venezolano tiene ‘gasolina’ para durar más

Las alarmas que semanalmente se encienden sobre la crisis que vive la economía venezolana tienen a los empresarios en el exterior en un permanente estado de estupor.

Las cifras que se conocen cada día son peores: la inflación creció 63% el año pasado y este año podría llegar al 120%; el déficit fiscal ya alcanza 20 puntos del PIB; el nivel de desabastecimiento supera el 30% y la economía volverá a caer este año, a tasas superiores al 5%.

La situación cada vez es más crítica y la economía no toca fondo. Por eso muchos se preguntan ¿cuándo terminará la crisis en Venezuela?

El economista venezolano Asdrúbal Oliveros, tiene su propia teoría: si bien en los últimos años las cifras se han deteriorado, la fortaleza de este país radica en que mantiene un nivel de activos y de reservas petroleras que todavía le dan ‘combustible’ para rato. Esto, de paso, genera oportunidades de negocios interesantes para los empresarios que, si miden bien sus riesgos y acuden a las coberturas, pueden obtener buenos réditos.

Oliveros participó en el seminario de coyuntura “¿Regreso del mercado permuta? Nuevas reformas al régimen cambiario venezolano”, organizado por la Cámara Colombo Venezolana, y sostuvo que pese a los problemas que plantea para los inversionistas el nuevo régimen cambiario –que adoptó en febrero pasado– lo cierto es que en el país el consumo sigue creciendo y la liquidez permite a los venezolanos mantener altos niveles de gastos, a pesar de los inconvenientes que genera la abultada inflación.

El economista, director del centro de estudios económicos Ecoanalítica, alentó a los empresarios colombianos a aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado venezolano, al asegurar que aquellas empresas que han cerrado sus puertas o han decidido salir del país “están dejando un mercado interesante, que puede ser conquistado por quien decida incursionar y hacer las provisiones necesarias para garantizar su éxito”.

Aunque deploró que en los últimos años se haya cerrado un importante número de industrias, señaló que al mismo tiempo otras empresas que han llegado están tomando participaciones importantes del mercado, porque el consumo venezolano sigue en niveles altos. Eso sí, recomendó tener muy claro las nuevas condiciones que exige el mercado cambiario, pues se mantienen tres tasas: la Cencoex, en la cual el gobierno venezolano vende divisas a 6,30 bolívares, pero solo para importar medicinas y alimentos; la tasa Sicad, que arranca en 12 bolívares y la Simadi, que comenzó en $170 bolívares y ha alcanzado tasas de incluso $190.

Para el economista, aunque este año los ingresos petroleros del gobierno caerán a unos US$34.000 millones –frente a US$65.000 del año pasado-, el gobierno tiene todavía margen de maniobra y ya está hablando de la venta de algunos activos importantes como oro o las acciones de la petrolera Citgo, que tiene en Estados Unidos, así como una nueva contracción en las importaciones.

Aunque las cifras de Venezuela asustan a muchos empresarios, lo cierto es que, para la presidente de la Cámara Colombo Venezolana, Magdalena Pardo, Colombia sigue siendo el mercado con mayor potencial para convertirse en proveedor de bienes para el vecino país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?