| 11/29/2011 8:00:00 AM

American Airlines se declara en bancarrota

La empresa de aviación más representativa de Estados Unidos, se acogió al Capítulo 11 de procesos de quiebra, para mantener la operación de su negocio. Sin embargo mantendrán sus operaciones con normalidad.

La aerolínea estadounidense American Airlines y su matriz AMR se declararon hoy en bancarrota y se acogieron a la ley que regula los procesos de quiebra, pero anunciaron que mantendrán sus operaciones con normalidad.

La compañía, socia de Iberia, en la alianza OneWorld, indicó en un comunicado que se ha declarado en suspensión de pagos ante un tribunal de Manhattan para reestructurar su abultada deuda y ganar en competitividad.

American Airlines, con presencia en más de 50 países, se acoge así voluntariamente al Capítulo 11 de la legislación estadounidense que regula los procesos de quiebra y permite mantener las operaciones normales del negocio.

El aumento de los costos laborales y del precio del combustible han hecho crecer la deuda de la aerolínea, que tuvo pérdidas valoradas en 162 millones de dólares en el tercer trimestre de este año.

Los activos de la compañía están valorados en 24.720 millones de dólares, frente a un pasivo de 29.550 millones de dólares.

La reestructuración de American Airlines, que tiene unos 78.000 empleados, incluye el nombramiento de un nuevo consejero delegado, Thomas Horton, presidente desde julio y antiguo director financiero.

"Estoy seguro de que American emergerá más fuerte como un líder mundial conocido por su excelencia e innovación", subrayó Horton en el comunicado.

Las acciones de la aerolínea caían hoy más de un 60 % en las negociaciones electrónicas previas a la apertura de Wall Street.


EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?