| 11/13/2013 12:00:00 PM

Hay más plata

El gobierno nacional se ha convertido en uno de los mayores financiadores del emprendimiento.

El financiamiento ha sido el eslabón débil de la cadena del emprendimiento en Colombia. Tradicionalmente, las diferentes iniciativas para crear empresa en todos los sectores han carecido de recursos. Sin embargo, en los últimos dos años se viene fortaleciendo este rubro. El gobierno nacional se ha convertido en el mayor generador de recursos, para lo cual ha reforzado la institucionalidad sectorial y aumentado las partidas.

Por ejemplo, en el primer trimestre de 2012 cobró vida Innpulsa, entidad del gobierno central adscrita a Bancoldex, cuya misión es promover el emprendimiento dinámico y la innovación empresarial.

Al término de su primer año de existencia, la entidad entregó recursos por un total de $100.000 millones para apoyar cerca de 515 empresas nuevas, ubicadas en quince departamentos del país.

Santiago Rojas, recién posesionado ministro de Comercio, Industria y Turismo, prometió: “Vamos a seguir apoyando el emprendimiento dinámico que consiste en la creación de empresas rápidas y sostenibles que son, al final, las que generan más empleo de calidad y estabilidad”.

El funcionario aseguró que no solamente con el crédito se puede financiar, sino también accediendo al capital semilla que facilita Innpulsa. En el primer año la entidad entregó $9.801 millones que beneficiaron a 32 proyectos.

El Ministro hizo un llamado a la creación de redes ángel, “al capital de riesgo para que invierta en Colombia” y a la consecución de inversionistas extranjeros.

Entre otras entidades oficiales que apoyan el emprendimiento, figura el Fondo Nacional de Garantías, Finagro, Banco Agrario y Proexport.

Las TIC crean empresa

El emprendimiento digital toma fuerza en Colombia y el apoyo gubernamental se hace realidad con recursos y crecimiento de la capacidad instalada.

De acuerdo con María Carolina Hoyos, viceministra TIC, “hemos fortalecido la industria TI a través de planes de capacitación y financiación a ideas innovadoras”.

En el último rubro, las Mipymes es un sector que se viene beneficiando. Con recursos de Bancoldex, MinTIC ha destinado $33.000 millones para el desarrollo de aplicaciones que solucionen los problemas de las pequeñas empresas. “Con este tipo de iniciativas esperamos aumentar el número de empresas conectadas a internet de 7% en 2010 a 50% en 2014”, dijo Hoyos.

Otra iniciativa es el programa Apps.co que apoya actualmente a 35.000 colombianos para la creación de nuevos negocios TIC.

En infraestructura, la entidad instaló 17 centros de emprendimiento TIC ‘Vive Lab’ en todo el país. Los beneficiados han sido 15.000 personas que se han podido capacitar.

Cuentas pendientes

La inversión en Colombia en actividades de ciencia, tecnología e innovación (ACTI) como porcentaje del Producto Interno Bruto no ha pasado de 0,5%.

Según el Observatorio Colombiano de Ciencia, Tecnología e Innovación, en la última década desde 2002, la inversión ha fluctuado entre 0,305% y 0,474%. En 2012 llegó a 0,499%.

Entre 2002 y 2012, la inversión en ACTI en el país ascendió a $23,25 billones. Por sectores, el público fue responsable de 52,36% y el privado de 44,07%. En menor proporción, los recursos provinieron del extranjero, con un total de 3,57%.

Por tipo de institución, las empresas son los mayores inversores con 37,31%. Le siguen las Instituciones de Educación Superior, con 23,9%; entidades del gobierno central, con 22,07%, y Centros de Investigación, con11,73%.

Fondo Emprender

Este programa fue creado por el gobierno nacional para financiar las iniciativas empresariales de los estudiantes del Sena con recursos no reembolsables, siempre y cuando cumplan con el plan de negocios. A la fecha van 29 con cobertura nacional.

Sector privado, presente

El apoyo financiero al emprendimiento también se origina desde el sector privado. Empresas, fundaciones, cooperativas, universidades y hasta mecenas ofrecen recursos para acompañar y darle vida a esas nuevas iniciativas empresariales o spin offs. Muchos proyectos cuentan con alianzas interinstitucionales.

Por ejemplo, la Fundación Bancolombia creó en 2012 el Programa Emprendedores que apoya con recursos a unidades productivas en los departamentos de Risaralda, Antioquia y Chocó. A la fecha se han beneficiado 60.

Bavaria, a través de su fundación, promueve el emprendimiento por medio del programa Destapa Futuro, que ha entregado capital semilla por $18.900 millones.

Otros fondos ya tienen recursos disponibles para atender los requerimientos de los emprendedores. Uno de los más representativos es Progresa Capital, cuyo principal accionista es el Grupo Empresarial Antioqueño. Ya ha hecho desinversiones en Ecoflora Agro –vendida a Gowan– y Easy Solutions –que pasó a un fondo americano–. Espera conseguir recursos por US$50 millones para los próximos meses. Otros son: Fondo Acceso, con US$20 millones –constituido por Carlos Slim y Bill Clinton–; Fondo Inversor, con US$10 millones; Fondo EPM, con un capital inicial de US$50 millones; Amerigo Ventures, con US$60 millones; Alta Ventures, con US$70 millones, y Velum Ventures, con US$10 millones, todos para promover empresas innovadoras que generen valor agregado.

Por su parte, IC Fundación apoya proyectos de emprendimiento de carácter asociativo y cooperativo liderado por población vulnerable que tenga proyectos andando y sin la posibilidad de acceder al sistema crediticio.

Alejandra Molina, su gerente y exjurado del Concurso Ventures, explicó: “La intensión emprendedora en Colombia se frustra y no tiene el eco porque no se encuentra quién les ayude en el momento en que lo necesita. Pero eso está cambiando porque el Gobierno y el sector privado han hecho un esfuerzo importante con muchos concursos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?