| 9/19/2015 5:00:00 PM

¿Por qué Airbus está mudando fábricas a Estados Unidos?

La fabricante de aviones es vista como un portaestandarte de la prosperidad y la capacidad técnica europea. Es la única que le disputa el predominio mundial absoluto de la industria aeronáutica a la estadounidense Boeing.

;
BBC

Muchos se sorprendieron al conocerse esta semana que Airbus había abierto su primera fábrica en Estados Unidos, en la población costera de Mobile, Alabama.

A un costo de US$600 millones, la factoría es la más reciente incursión de Airbus en su esfuerzo por adueñarse de segmentos más grandes del mercado mundial de los aviones comerciales, cuyo valor total se estima en US$80 mil millones. Pero, se preguntarán algunos, si Airbus es una de las empresas europeas de alta tecnología más exitosas en el mercado mundial, ¿por qué está llevándose los empleos, conocimientos tecnológicos e inversión a territorio de su archirrival estadounidense?

La respuesta parece ser una combinación de economía y política. Por lo que tiene mucho sentido que Airbus, la empresa consentida como pocas de los gobiernos europeos, busque instalarse parcialmente en Estados Unidos.

La política

Airbus no es la primera empresa emblemática de Europa que busca sitios en Estados Unidos para fabricar sus productos. Muchos de los autos Mercedes Benz conducidos por estadounidenses son fabricados en un pequeño pueblo del estado de Alabama, el mismo donde se asentó Airbus.

Los BMW vienen de Spartanburg, en Carolina del Sur, donde está la mayor fábrica que tiene en el mundo la empresa alemana.  Y así hay muchos otros casos.

Parte importante de la explicación es política. Hay pocas campañas de mercadeo tan frecuentemente usadas en todo el mundo como aquella que dice "compra productos hechos en tu país".  El problema es, por supuesto, que si todas las naciones adoptaran seriamente ese lema, desaparecería también el comercio, uno de los motores de la economía mundial.


Por lo que muchas empresas que quieren exportar, particularmente al mercado más codiciado de todos, el de Estados Unidos, han tratado de resolver la paradoja con una fórmula híbrida.

En vez de vender directamente los productos a los consumidores en ese país, construyen una fábrica en territorio estadounidense y desde ahí abastecen ese mercado.

En declaraciones a la agencia Bloomberg, un vocero de Airbus decía a propósito de la nueva fábrica: "Estamos trabajando en suelo estadounidense, con gente estadounidense, para fabricar un producto europeo".

Terreno económico

Del mismo modo, más allá de lo político, puede haber justificaciones puramente económicas para la decisión de fabricar aviones europeos en Estados Unidos. No es casualidad que las empresas europeas mencionadas antes, como Airbus, Mercedes-Benz y BMW, escogieron sitios en el sur de Estados Unidos para montar sus fábricas, lejos de los tradicionales centros industriales en el norte de esa nación.

El llamado "sur profundo" del país es la zona más pobre de Estados Unidos, con los salarios más bajos para los trabajadores y también con bajas tasas de afiliación a los sindicatos.  Por lo que los costos laborales podrían ser menores que los que enfrentaría en otros sitios, incluyendo en la factoría principal de la empresa, en Toulouse, Francia.

Un informe de la firma consultora estadounidense Boston Consulting Group estimaba este año que montar y operar una fábrica en Francia o Alemania es en promedio 16% más caro que hacerlo en Estados Unidos.
Si a esto se le suman los costos de energía, cada vez menores en Estados Unidos por cuenta de la revolución del "fracking", y los beneficios innatos de tener sus fábricas más cerca de sus potenciales compradores, empieza a mostrar cada vez más sentido la decisión de Airbus de cruzar el océano con todo y sus fábricas.  Lo que lleva una vez más a una vieja discusión: ¿hasta qué punto están defendiendo el interés nacional las empresas, incluso las que son consideradas "bandera" de un país o región determinada?

Airbus, por años uno de los símbolos del poder económico europeo, parece haber decidido que consideraciones políticas y económicas del negocio eran más importantes que mantener todos los empleos de sus fábricas en Europa.  Por el momento, se espera que cerca de 1.000 nuevos empleados locales en su planta de Alabama serán los beneficiados de esta fábrica y de su inversión de US$600 millones, que promete aviones europeos, "Made in USA".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?