| 2/5/2014 7:00:00 AM

La pelea de Pedro Gómez con los vecinos

Tras la orden de la Corte Constitucional de suspender el proyecto Serranía de los Nogales, el constructor Pedro Gómez defiende su posición.

Luego de recibir el fallo de la Corte Constitucional de suspender el proyecto de vivienda que adelantaba en la zona de Rosales en la localidad de Chapinero en Bogotá -Serranía de los Nogales-, el constructor Pedro Gómez afirma que respetará la decisión.

Sin embargo, el empresario advierte que la orden deja en evidencia la inestabilidad jurídica a la que se someten inversionistas, tanto nacionales como internacionales, del sector de la construcción.

Argumenta que para adelantar el proyecto de vivienda ha seguido todos los pasos legales ante las autoridades correspondientes, pero “una tutela, hecha para proteger los derechos fundamentales de los ciudadanos, impuesta por residentes vecinos a la construcción, ha generado la suspensión de los trabajos”.

Para Gómez, la medida no tiene fundamento válido y, en cambio, le ha causado perjuicios financieros a la empresa, aunque espera que todo se solucione para seguir adelante con el proyecto.

Inclusive, el empresario asegura que, además de interponer un recurso de nulidad para que la sala plena de la Corte Constitucional evalúe la decisión, no interpondrá ninguna medida contra el Estado.

Reitera el constructor que “la Corte Constitucional hace un daño terrible, no solo a Pedro Gómez y Cia., sino al país porque crea el reino de la inseguridad jurídica para los inversionistas en el país”. 

Además, deja la reflexión sobre “¿cuánto le va a costar a la nación el hecho de que las autoridades violen la institucionalidad del país generando derecho a indemnizaciones?”
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?