| 4/11/2014 9:40:00 AM

Ciudades intermedias en la mira de inversionistas

La apuesta de los desarrolladores de centros comerciales está en localidades más pequeñas con la idea de maximizar las ventas por metros cuadrado.

Los centros comerciales se han convertido en las nuevas plazas centrales de los pueblos, van camino a ser más pequeños, a penetrar cada vez más en ciudades intermedias, a crear nuevas relaciones con clientes más exigentes e ingeniárselas para competir con el comercio electrónico.

Estas son algunas de las conclusiones expresadas por los empresarios de Latinoamérica con respecto a la visión que tienen sobre  los centros comerciales en el Continente, en el marco de la Convención Mundial sobre el sector, que culmina mañana jueves 10 de abril, en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias.

Álvaro Jadaff, vicepresidente ejecutivo de Patio Comercial, de Chile, expresó que en los próximos años el negocio apunta a desarrollarse en las ciudades más pequeñas y con centros comerciales de menor tamaño, de entre 25 mil y 40 metros cuadrados. Jadaff explicó que la tendencia es a que los supermercados reduzcan sus áreas para maximizar las ventas por metro cuadrado.

En ese sentido, Juan José Calle, gerente general de Jockey Plaza, de Lima, Perú, contó que a pesar de que la capital peruana concentra el 70% de la actividad económica de ese país, de los 12 proyectos de centros comerciales que están en camino, la mitad son en ciudades pequeñas. “El negocio se ha desplazado a ciudades de más 50 mil personas, y está cambiado los hábitos de consumo de la gente”, subrayó.

Una situación similar se vive en Brasil, donde la industria de los centros comerciales ha crecido 10% en los últimos tres años, según contó Marcelo Carvalho, copresidente de Ancar Ivanhoe, que en 2014 proyecta abrir 40 nuevos puntos en el país, de los cuales solo 17 estarán en grandes ciudades.

El crecimiento de la clase media es una gran oportunidad y eso está ocurriendo especialmente en las ciudades intermedias”, dijo Carvalho en su intervención.

Para Lina Marcela Hurtado, gerente Nacional de Centros Comerciales de Conconcreto  en Colombia estos sitios se han convertido en espacios que van más allá de las compras.

“Los centros comerciales son hoy por hoy clubes, en donde sus visitantes encuentran una propuesta atractiva en entretenimiento, espacios de interacción social, que pueden estar acompañados o no de actividad comercial. Por eso nuestro desafío como desarrolladores es continuar propiciando estos espacios y sorprender con una propuesta de entretenimiento diferencial, que siempre haga regresar a nuestros visitantes”, dice.

Actualmente, Conconcreto está desarrollando tres nuevos centros comerciales en las localidades de Bosa, Ciudad Bolívar y Soacha en Bogotá,  enfocados a las clases medias de Colombia y que los convierte en líderes en este tipo de proyectos en el país.
 
¿Y los consumidores?


Fernando de Peña, vicepresidente de Mall Plaza, de Chile, dijo que en el mercado se observan por lo menos 4 megatendencias de los consumidores:

1- Consumidores más informados y exigentes que piden más calidad y mejores tiempo de respuesta.
2- El tiempo tiene cada vez más relevancia para la gente, por lo que se deben entregar propuestas con mayor valor agregado.
3- Un consumidor que abraza causas y valores y que se los exigen a las compañías.  
4- Una región es cada vez más digitalizada, lo que impone un reto para integrar al centro comercial al mundo ‘on line’.

Sobre el particular, Juan José Calle, de Jockey Plaza, opina que el comercio electrónico impone el desafío de que los centros comerciales se reinventen para conseguir que la gente siga visitándolos.

Por su parte, Hurtado de Conconcreto concluye: “Los centros comerciales deben caminar rápidamente hacia la tecnología, con el fin de crear sinergias que integren el espacio digital con la experiencia de visitar un centro comercial”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?