| 10/28/2013 4:40:00 PM

Mordida de Apple no fue tan grande

La gigante tecnológica comercializó 4,6 millones de ordenadores Mac, frente a 4,9 millones entre julio y septiembre del año pasado.

El beneficio neto de Apple descendió un 11,2 % interanual durante su ejercicio fiscal 2013 que concluyó el pasado 30 de septiembre, una caída que fue de un 8,6 % en el cuarto trimestre, informó la compañía tecnológica estadounidense.

La empresa obtuvo un beneficio de 37.037 millones de dólares en el último año sobre unos ingresos de 170.910 millones, que fueron un 9,2 % mayores que los logrados en el ejercicio fiscal 2012.

Entre julio y septiembre (el cuarto trimestre de su ejercicio fiscal), el beneficio neto fue de 7.512 millones de dólares y Apple ingresó 37.472 millones, un 4,2 % más que en el mismo período de 2012.

En ese trimestre la empresa de la manzana mordida vendió 33,8 millones de teléfonos iPhone, un 25,6 % más que hace un año, así como 14,1 millones de tabletas iPad, una cifra ligeramente superior a la registrada en esos mismos meses en 2012 (14 millones).

La compañía de la manzana comercializó 4,6 millones de ordenadores Mac, frente a 4,9 millones entre julio y septiembre del año pasado.

"Estamos encantados de presentar un fuerte final para un año increíble con un récord de ingresos para el cuarto trimestre, incluida la venta de casi 34 millones de iPhones", dijo el consejero delegado de la empresa, Tim Cook, en un comunicado.

La junta directiva de Apple aprobó la entrega de dividendos a los accionistas por valor de 3,05 dólares por título que se pagará el 14 de noviembre.

Los números de la tecnológica mejoraron mínimamente las previsiones de los analistas, si bien sus activos se hundieron un 4 % en las negociaciones realizadas tras el cierre de la jornada bursátil en Wall Street, donde Apple había cotizado al alza durante el día.

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?