| 3/19/2013 5:00:00 PM

¡A buscar plata, para hacer cine!

Empezó a armarse el andamiaje para la cuarta versión del Bogotá Audiovisual Market (BAM), que organizan Proimágenes y el programa Bogotá Creativa de la Cámara de Comercio de la capital.

El primer paso es la apertura de inscripciones para todos los realizadores, guionistas, libretistas o cualquier persona que tenga un proyecto audiovisual en progreso como dramatizados para cine o televisión, documentales y seriados.

En las versiones anteriores se han logrado más de 500 citas de negocios en promedio y los resultados han sido muy positivos. Varias películas como “Sin palabras”, “Chocó”, “El resquicio”, “La Playa”, “El páramo”, “Póker” y “La cara oculta” han logrado financiación, acuerdos de pre o post producción y divulgación, gracias al BAM.

Según Adriana Padilla, directora del programa Bogotá Creativa, la versión de este año se desarrollará en Julio 11 y 12 en Bogotá. Para quienes quieran participar, las inscripciones se abren este viernes 22 de marzo.

Padilla explicó que esta clase de eventos refuerzan una tendencia en la economía nacional: que las industrias creativas están aportando al crecimiento productivo. Según las más recientes cifras del Dane, en 2000, este sector representaba 1,58% del PIB y en 2007, había crecido a representar 1,78% del PIB. “El crecimiento del sector ha sido de 11,21%, por encima del promedio de la economía y se explica sustancialmente, por toda la industria del contenido como cine, televisión y video juegos”, señaló Padilla.

El BAM es el único encuentro de este tipo (para promover negocios con la industria audiovisual) en Latinoamérica y uno de los pocos en el mundo. Las inscripciones estarán abiertas hasta el 3 de mayo próximo.

En las anteriores versiones han estado representantes de festivales de cine como el de Cannes y productoras internacionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?